China

Arrroz con palitos
¿Carne de perro o escorpión al pincho? Las ofertas gastronómicas en las calles comerciales de Beijing son más interesantes para el lente de mi cámara fotográfica que para mi apetito: lombrices y caballitos de mar al pincho, carne de iguana y de gato, serpientes asadas, sopa de algas y, desde luego, ancas de rana. Sin embargo, los escarabajos en la parrillada de los pekineses se consideran ?refinados? con respecto a otras regiones. Bromean de que en Cantón, al sur de China, se comen todo lo que tenga cuatro patas, excepto sillas y mesas, y todo lo que vuele, excepto aviones.
El gran temblor de Xian
El viejo emperador Qin fija sus ojos de vidrio en los míos mientras yo admiro sus ricos ropajes, obra maestra de algún antiguo artesano chino, y su rostro de cera, obra maestra de algún artífice actual. Es increíble la autenticidad de una piel que hace dos milenios dejó de respirar.
Soldados de Piedra
Un soldado debe ser indiferente al frío y al calor, a los rayos del sol y a las gotas de lluvia, al soplar del viento y a las tinieblas de la noche. No debe experimentar miedo ni dudas. Debe formar una hilera perfecta y mirar adelante. Por eso un soldado debe ser de piedra. Aquí, en Xi-àn, esa frase ha dejado de ser una metáfora. Frente a mí se emplazan las hileras de los guerreros más famosos e inmóviles del mundo. Junto a ellos, sus caballos, que también dirigen la vista en la misma dirección que sus amos. Camino frente a las tropas, mientras siento sobre mi rostro la mirada fría y firme del Ejército de Terracota.

El mejor regalo: Cultura









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.