El Gigante Desconocido

El Gigante Desconocido

La nación más populosa del planeta, conocida por el ?made in China?, es una incógnita para el resto del planeta. ¿Qué sabemos de Zhong-Ghuà o Reino del Medio? ¿Qué historias atesora el País del Dragón?

China | 23 de febrero de 2009
Lalo de la Vega

Sobrevolando el enorme territorio me llaman la atención las brumas del paisaje del cual se habla tanto y se conoce tan poco. Es el lugar remoto y exótico por excelencia, escondido detrás de tradiciones milenarias y los pictogramas hànzì, esas incomprensibles letras-sílabas-palabras de su escritura. El mito es tan grande que en el argot criollo, si algo es lejos, complicado o sencillamente inalcanzable, el cubano suelta una frase acuñada: ?¡Compadre, me la pusiste en China!?

Y precisamente ese es el punto neurálgico de la cuestión; ¿Qué es China?

Con más de 1300 millones de habitantes, el cuarto país más grande del globo aloja una quinta parte de la población mundial. Sin embargo sabemos muy poco de la nación más populosa del planeta, más bien conocida como la fabrica del mundo con su infaltable ?made in China? en una cada vez mayor avalancha de artículos de consumo que encontramos a cada paso.

Aunque posee un centenar de ciudades con más de un millón de habitantes, en el extranjero solamente conocemos por su nombre a Shangai y a Pekín. Ciertamente Hong Kong también es célebre, sin embargo su fama mundial viene de los años de gobernación británica cuando un olvidado terruño se convirtió en uno de los puertos más productivos del planeta. En abierto contraste tenemos a Chonching, una metrópoli de 30 millones que es desconocida en otras latitudes

Otra gran incógnita son los 4000 años de historia china. Sabemos mucho de los griegos y romanos, pero apenas conocemos de ese reino que construyó la Gran Muralla cuando los egipcios erigieron sus templos en Tebas. Mientras en Olimpia los antiguos griegos celebraron sus primeros juegos, al otro lado del planeta se descubría el secreto de la porcelana, se construían pagodas y se desarrollaba el arte de la fabricación de la seda. Muchos no conocen que los chinos también construyeron una pirámide similar a la de Gizeh para enterrar al primer emperador que logró unificar a todo el reino. Este monarca, autor de terribles masacres y grandes proezas, se llamaba Qin Shi Huangdi. Algunos piensan que precisamente de Qin, (se pronuncia ?chin?) viene el nombre de China, con el cual se conoce en occidente. En chino se pronuncia Zhong-Ghuà (medio/centro ? país/reino) y significa ?Reino del Medio?, connotando la posición geográfica del país entre los mongoles al norte, los persas al oeste, los hindúes a suroeste y los japoneses al este.

En este remoto territorio ya se imprimían libros 700 años antes de que Gutenberg inventara la imprenta, pues el papel nació aquí y llegó mucho más tarde a Europa a través de Arabia. Por eso no ha de extrañarnos que desde entonces existiera el papel moneda y se hicieran perforaciones de hasta 1500 metros para extraer gas natural que se transportaba por tubos de bambú hasta las cocinas en los poblados. En el Lejano Oriente se empezó a fundir el acero 1000 años antes que el Viejo Continente y cuando Marco Polo, el primer turista europeo en China, llegó a Pekín en 1275 ya su población sobrepasaba el millón de habitantes con toda una estructura burocrática para la administración de semejante metrópoli. Mi admirado trotamundos quedó impactado de alta cultura encontrada pues su Venecia natal, entonces la segunda ciudad europea, apenas alcanzaba los 100 000 pobladores.

Ese viaje en pleno siglo XXIII cambió la historia del planeta. A su regreso, Marco Polo trajo de China la pólvora, sin la cual Europa no hubiera podido conquistar el mundo con sus armas de fuego, y transfirió además la receta de las pastas asiáticas, gracias a la cual hoy saboreamos los espaguetis italianos que en realidad son los tataranietos de las pastas del norte de China.

No obstante, esos milenios de tradición se escapan de nuestros libros de historia y apenas nos codeamos con algunos lugares que nos delegó ese pasado glorioso como la Gran Muralla China, el Ejército de Terracota y la Ciudad Prohibida donde residían los emperadores.

También historia moderna y reciente de este gigante está llena de misterios para el resto de del planeta. Hemos oído hablar de Mao Tse Tung y su malograda Revolución Cultural, de las reformas económicas recientes y del impactante crecimiento económico que ya pone a China a la cabeza en muchos renglones de la economía mundial. Sin embargo ¿Cómo sucedió ese salto de la China medieval a la socialista y luego ese vuelco hacia la economía de mercado bajo la dirección del partido comunista?

Ahora que se avecinan los controvertidos Juegos Olímpicos de Pekín 2008, se discute sobre sus relaciones con Tibet y los derechos humanos en su territorio. Como el 8 es el número chino de la buena suerte, las olimpiadas se inauguran el día 8 del mes 8 del 2008 a las 8:08 de la noche. No obstante queda abierta la incógnita ¿Tendrá China suerte en estos juegos o será un fiasco político? ¿Que esperan los pekineses de este mega-evento?

En el país de los superlativos, ¿Cómo ven los propios chinos su pasado, su vida actual y su futuro? ¿Cómo enfrenta la sociedad al problema de que, por haber duplicado su Producto Interno Bruto en sólo 12 años, China es hoy junto a USA el mayor contaminante ambiental del planeta?

Llevo un pesado equipaje de interrogantes, empujado por la enorme curiosidad en todo lo referente a este enigmático gigante, cuya pujanza mercantil hace que su rostro cambie por días.

Quiero conocer la China de los emperadores y la ultramoderna, ver las plazas donde se reúnen las multitudes y admirar la belleza de las milenarias pagodas. Tengo que correr por la Muralla China, navegar por el río Yangtze, bajar al sepulcro del Ejército de Terracota y subir a los ultramodernos rascacielos de Shangai.

Nuestro avión pierde altura y aterrizamos en el nuevo aeropuerto de Pekín, recién estrenado para los Juegos Olímpicos. Me lanzo de trotamundos por el gigante desconocido. Ya es hora de combatir mi ignorancia.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.