Afgana

Cuando me incliné sentí un golpe de sangre en el rostro. Una de sus arterias había estallado. Me incliné más e intenté presionar la herida, una de sus heridas. Grité desesperadamente pidiendo ayuda. Su sangre inundaba mis manos y yo? no sabía qué hacer. Grité aún más, con toda la potencia de mi ser?, Oí otra explosión y sentí como una fuerza me golpeaba sin piedad, e intenté resistir?, pero una nueva onda me alcanzó, me pareció volar en el espacio? mis manos ya no estaban en su herida? ¿Dónde estaban?

Relatos | 02 de abril de 2009
Delach


Sentí dolor en los ojos aún sin abrirlos y una enorme sequedad en la boca, mis manos buscaron mi cara e intuí el vendaje en las mismas. Una voz me tranquilizó. ?No abra los ojos, apagaré la luz central y entonces podrá hacerlo. No están dañados, solo muy doloridos. En cuanto a las manos están afectadas levemente. El resto son pequeñas heridas. Ha tenido suerte. Mucha?

-¿Y ella? Pregunté con ansiedad

-¿Ella? ¿Quién?

-No sé? estaba allí, yo la ayudaba, mi voz se entrecortó

-Son muchos heridos ¿Sabe algo más que nos permita buscarla

-Es? joven, con pantalón vaquero y una camisa? llena de sangre

-Ah! y una medalla de plata? No sé? de una Virgen? Búsquenla por favor, está mal herida? No pierdan el tiempo conmigo, búsquenla?

Caí en la inconsciencia y aún así, me dijeron, las lágrimas brotaban de mis ojos?

Serqui sobrevivió?, con secuelas, pero siguió viviendo. Había logrado huir de Afganistán, sufriendo mil penalidades hasta llegar a Europa, a España, un país bello, laborioso y pacífico, según sus propias palabras. ¡Lástima que en este país también hubiera gente que ponían bombas!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.