Resumiendo

La acción-reacción pública.Mente civil y socializada del 29S dará para mucha traca. Rayos y centellas en manos de nuestros loados medios de comunicación oficiales y/o privados, dependiendo de las cadenas televisivas o cuerdas personales periodísticas, donde cabe todo: Charlatanes de feria, tertulianos ocasionales, testigos esenciales (que no presenciales) chaqueteros, ex progres, yuppies resentidos, pobres ex nuevos ricos que también lloran, ex banqueros místicos, economistas, equilibristas, y hasta Belén Esteban. Serenos o agitados. En cualquier caso, tienen la palabra para hacer, deshacer, mentir y manipular, metiendo a todos en el mismo saco cuando se pronuncia o escribe la palabra niñatos. Para la inmensa mayoría, el Banco Español de Crédito de Barcelona ha sido ocupado ?lo escribo con C, no con K- por un atajo de niñatos con el único fin de fumar porros, echar unos polvos, enguarrarlo todo, alterar el llamado orden público y destrozar mobiliario urbano.

Opinión | 21 de octubre de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

 

 

Pues va a ser que NO. El Banco ha sido ocupado durante cinco días por el Moviment25s, los verdaderos antisistema : ?Podem?, liderados por Enric Durán.

Se ha convertido en un espacio al que han acudido centenares de personas. En él han tenido lugar asambleas, charlas, grupos de trabajo, mapas de recursos, comidas, proyecciones, puntos de información y centro de medios. El pasado domingo 26, se celebró una asamblea que congregó a 500 personas de distintas condiciones laborales, sociales y vitales, que agradecieron la oportunidad de poder exponer su situación y empezar a valorar distintas formas de lucha, alternativas y soportes para enfrentarse a la crisis. Ocupar un banco es un acto salvaje, pero allí dentro no se hicieron animaladas.

Y como ellos mismos afirman en uno de los comunicados:

?Esto no es más que el principio. Porque nuestra huelga no cabe en un día. Porque sabemos que la Barcelona de la Rosa de Fuego va a conseguir mejores condiciones de vida para todos a través de formas de organización y lucha en su momento ilegalizadas o criminalizadas, como la huelga general. Porque hemos perdido el miedo. Porque hemos descubierto que juntos podemos con todo?.

La denuncia del propietario del edificio ocupado había sido archivada por el juzgado tres días atrás. Los mossos realizaron el desalojo sin orden del juez, tratándose, por tanto, de un desalojo ilegal. Gran parte de los mossos carecían de placa visible identificativa. Y aún habiendo sido archivada la denuncia por parte de la propiedad del banco, ésta contrató seguridad privada.

Los destrozos de mobiliario urbano y demás alteraciones de orden público, no corresponden al Moviment25s, pero se les ha metido a todos en el mismo saco con la palabra antisistema. Periodistas y políticos largan a sus anchas al respecto calificando de niñatos a los auténticos antisistema. Niñato es el hijo de Montilla, que se cargó un par de cabinas telefónicas el famoso día de la victoria del mundial. Pero eso pasa en las mejores y peores familias, claro. Niñatos son los que asaltan la calle en procesión ?no manifestación- con el único fin de sembrar violencia, quemar coches, lanzar adoquines y romper cristales, como los okupas o los Black Block ( a los que- mal que me pese- aplaudo por una vez, puesto que destrozaron la librería Europa, establecimiento de apología nazi donde se venden, entre otras lindezas, ejemplares de ?Mi lucha?). Niñatos son los zanscandiles borrachuzos que bajo el nombre de un equipo de fútbol organizan una batalla campal donde se rifan las hostias y las botellas de cerveza saltan por los aires.

El desalojo del Banco se produjo alrededor de las 15,30h. Los antisistema organizaron una sentada pacífica con las manos en alto y las palmas abiertas en señal de no violencia. Los mossos repartieron hostias a diestro y siniestro. Esta es nuestra policía democrática:





Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.