Oportuna-Mente

Las casualidades no existen. En ocasiones, y sin que lleguemos a entenderlo del todo, aparecen con forma de gran oportunidad. Una persona. Un lugar. Un lugar. Una persona. Desconocemos la influencia que puede tener en nuestra vida cuando abrimos las puertas exteriores y nos presentamos. La galería conoce todo tipo de brillos, vestimentas, música de fondo o accesorios. Pero todo aquel que permanece, acaba mostrando su interior real. Llora si tiene penas, se divierte contigo, comparte su equipaje antes de arrastrarlo como peso pesado que carga su pasado. Te ayuda y le ayudas con cualquier tipo de asunto necesario. Alivias su ansiedad. Te acompaña y está. Presente. Permanente. Aunque el tiempo se reduzca a nuestro particular sistema métrico decimal. Importa lo que sientes. Lo que te acerca, escucha, comparte y obsequia de todo corazón.

Opinión | 08 de octubre de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

Una luz que te guía y es cielo protector.
Natural. Espontáneo. Cotidiano tal vez. Y en esa acercanía se adentra el alma, en paz. Agradezco el momento en que atiendo las búsquedas.  Bendigo los encuentros. Acepto virtual.Mente esa oportunidad. No importa dónde esté. No pregunto qué pasa, qué quiere, ni quién es.
El destino es el riesgo. Confiar y empezar. Partir de un cero mágico más allá de la lógica. Saltar todos los montes. Sonteír al azar. Coindicir, compartir, explicar, navegar con los duendes y las hadas más sabias. Contruír el afecto aceptando primero. Ceder el gran asiento que contempla la luna, allí donde se cuentan las puntas de los astros. La razón de la lluvia. Esa conversación. Nuestra complicidad.
Jamás será lo mismo un trono que tu silla. Los reyes y las reinas que acompañan jornadas, lo son cuando se eleva ese trozo de pan con forma de regalo que se entrega sin más. Te querrán si les quieres. Se partirán la cara ante cualquier intruso que pretenda ensuciar la primera querencia.
El posible principio de una gran amistad.
 
Recomendamos



Su Majestad: vergüenza

Obligados a bajar la cabeza cuando se le saluda, porque fue Rey, y es -ahora- emérito.

La nuestra es Bárbara

Bárbara fue "la nuestra"; estuvo muy calladita durante años y años hasta que largó lo del allanamiento y otras amenazas.

Loquillo y Miguel Bosé: los idiotas del día

Si algo ha quedado claro hoy es que la fama no le libra a uno de ser imbécil. Y para muestra, dos botones: Loquillo y Miguel Bosé.

HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA

Un amigo cuya identidad no voy a revelar para mantenerlo en el anonimato me ha recomendado un vídeo. Es un amigo al que tengo mucho cariño y por eso no lo he quitado tras el primer minuto.

Los pijos también lloran

Se lee un titular (no más) y acto seguido les "gusta" para largar comentarios completamente absurdos cuyas faltas de ortografía dañan la vista.

Helena

Tres años sin sus hijos, arrebatados por los servicios sociales. En los últimos tiempos, lo único que pedía era poder verlos un rato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.