¿Para protequé?

Las fuerzas del orden, del color que sean, no deberían fallar.

Propongo que cualquier agente de cualquier cuerpo sea despedido (no inhabilitado, despedido) a la primera infracción o en su primera falta. ¿Un parado más? De eso, nada. El puesto sería ocupado por otra persona que merecería más el trabajo. Y si fallara, sería a su vez despedida y sustituida, y así sucesivamente hasta que al final de la historia el puesto fuera ocupado por alguien merecedor de su trabajo.

Opinión | 02 de octubre de 2010
Pere Borràs


Actualmente la policía (inclúyanse la urbana, los mossos, etcétera) no goza de una prensa estupenda, y debería. Al fin y al cabo, se trata de un oficio que en principio sirve para mantener el orden, para proteger y para servir.

El otro día, nuestra querida directora fué apaleada por unos mossos y hasta hubo que atenderla en una ambulancia. No es un caso aislado. Ayer mismo, por lo visto, en Zaragoza unos ciudadanos recriminaron a unos agentes por aparcar mal siempre e ir contradirección para tomarse unos cafés. Ni corrigieron ni pasaron del tema. Pidieron la documentación a los ciudadanos y hasta cachearon a uno de ellos. También echaron sobre un coche a un transeúnte que estaba tomando imágenes desde la otra acera para quitarle las fotografías.

Mientras se permitan los abusos de autoridad, como es natural, seguirá pasando.

Como los agentes son los responsables de que se cumplan las normas, deberían ser los primeros en cumplirlas. De ahí la idea de que sean despedidos a la primera falta. No a la tercera, ni a la segunda. A la primera.

Obviamente, como agentes deberían tener más obligaciones que los ciudadanos normales, como por ejemplo ir siempre identificados. No puede ser que haya veces en que los agentes no lleven visible su número. Eso también debería ser una falta y cualquier agente sin placa visible debería ser inmediatamente despedido.

No entiendo por qué no es así. Cuando algo va mal, hay que corregirlo. Y el funcionamiento de la policía, salta a la vista, va mal.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.