Tu eres Pedro y bajo tus piedras edificaré mis quejas

Tu eres Pedro y bajo tus piedras edificaré mis quejas

Al Sr. Director de El Mundo (que no del mundo). Antes de que cante el gallo nos habrá insultado tres veces desde su Fran-o-a mente, y por ello defiendo la tierra que me place. Quizá tiene pegado ?todavía- corpiño de orgía al más roñoso tacto y no se ha levantado de aquel viejo bochorno privado donde los haya que quedó publicado como vergüenza innoble. De paceres prohibidos se ha llenado este mundo.

Opinión | 01 de agosto de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

La identidad nacional siempre tendrá sus nombres aunque usted, innombrable, dirija desde pupitres-púlpitos la gran publicación. No por ello se extiende a humillación sin medir las palabras. Animal racional tan lamentable el suyo. Pellejo deleznable. Aquí tiene sentido la letra que fue sangre. Mofa y befa en el tiempo. Flotadores serranos y colores parchís. Paraguas en los pies, corazones deformes. Espantoso ridículo. Santos de su estación. Encomiables ateos dignos de devoción. Infectado se encuentra bajo el extraño virus del miedo y el rencor. El respeto es pasaje para seguir la vida. A ti los toros te importan un soberano cuerno, aunque los necesitas como símbolo funda.Mental imper.meable. Acto de contricción, que hay que saber perder. Tú que puedes, ofendes.

Pd. Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.