Intereses creados

Ser moroso es un estado impuesto, no una condición social por mucho que se empeñe el llamado sistema. Yo estoy fuera del mismo desde hace más o menos un año. Me deben dos meses de salario. Podría abandonar la empresa, pero mientras estoy, me deben. Si me voy, se olvida. Podría denunciar, claro. En condiciones normales lo haría, pero hace ya mucho que nada puede considerarse normal y el término ?condición? es discutible. No les denuncio porque con toda probabilidad no cobraría nunca y encima me despedirían. Todos los días reclamo los pagos. Todos. Y el jefe, que no es mal tío, me invitó a comer la semana pasada para ?hablar del asunto?. Sacó del parking su Mercedes deportivo para dirigirse hasta la villa olímpica de Barcelona. Eligió el restaurante más caro. Tanto, que el agua que pidió ?botella de los Emiratos Árabes- costaba un dineral. Esperé a que nos trajeran el primer plato mientras me iba calentado ?yo-. Con el carpaccio de buey sobre la mesa, le dije:

Opinión | 14 de junio de 2010
Cordelia Colby

-Mira, idiota no soy ni he nacido ayer. Probablemente no tienes efectivo y sea cierto que no me puedes pagar, pero hacen falta huevos para traerme aquí, donde por menos de doscientos euros no comemos. Sí, ya sé que sacarás la visa, pero me da igual. Esto es una falta de respeto. Me vas a deber lo mismo en un restaurante de barrio y con menú del día. No sabes estar. Te falta estilo.

Intentó explicarse, pero no le dejé. Todo el público de ese maravilloso lugar se enteró de que me debía una pasta. Algunos reían. Otros empezaron a hacer comentarios en voz baja. Ni aún así sintió la más mínima vergüenza.

Ayer por la tarde me llaman de un banco : tengo DIECIOCHO CÉNTIMOS de descubierto, y como han pasado diez días, me aplican VEINTICINCO EUROS de intereses. No doy crédito, igualito que ellos pero en otro sentido, of course.

-Esto es un atraco ?les digo-. No lo voy a pagar¿ VEINTICINCO EUROS DE INTERESES POR DIECIOCHO CÉNTIMOS DE DESCUBIERTO?...es pura psicodelia.

-?Son las normas?.

- Serán las suyas. Las mías, no. ¿Dónde está escrito eso?

-En el contrato.

-No voy a pagar semejante disparate por dieciocho céntimos de descubierto. Voy a hablar con Ausbanc.

Lo hago. Pasmada me dejan: Es legal. ¡¡ LEGAL¡¡. En cuanto pasa un período ?corto.- determinado, los intereses se disparan a saco. No puede ser. Es que no puede ser. Preparo un escrito. Me llaman de nuevo. La operadora es sudamericana y se escucha un ruido de fondo tremendo.

  • ¿Desde dónde me llama?

  • -Desde el centro de atención al cliente

  • -¿España?

  • No, señora, Argentina.

  • Acabáramos ¡¡ tienen ustedes el servicio subcontratado en Argentina, donde la mano de obra es cinco veces inferior a la de España?para reclamarme dieciocho céntimos de euro y cargar veinticinco euros de intereses?

  • -Así es.

  • Señorita, lo que voy a hacer es presentarme en mi oficina con los 18 céntimos, ni uno más. Y voy a armar un escándalo de mucho cuidado.

Espero que se presenten los mossos d´escuadra para poder cursar una denuncia.

-?Mosssssos de qué?

-Mossos d ´esquadra. La policía autonómica catalana. No sabe usted quienes son, claro?

-No.

-Pues ahora ya lo sabe. Por favor, informe a quien corresponda de lo que voy a hacer.

-Con gusto..así se hará, tenga muy buenas tardes doña.

Menos de tres horas. Recibo una llamada de mi oficina bancaria.

?No se preocupe, hemos decidido no aplicar los 25 euros de descubierto?.

Cierro los ojos y creo que me voy a desmayar. Lo único que me queda es contarlo. Por lo demás, ya pensaré mañana?

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.