martes 1 de Junio de 2010

Tengo una costumbre relativamente inusual , creo que producto de la curiosidad que en ocasiones me conduce a la búsqueda de tesoros. Las tiendas de todo a un euro son una caja de sorpresas si se tiene la paciencia suficiente como para escarbar entre muñecos de goma, tangas, bolígrafos o desatascadores.

Opinión | 01 de junio de 2010
Consuelo G. del Cid Guerra

"Libros de saldo", he leído en un cartel escrito a mano. Busco instintivamente los lomos, hago un examen rápido y normalmente me quedo con algún ejemplar. Hay de todo. Imagino que se trata de stocks entregados por las distribuidoras. Distingo entre estupideces varias y consigo encontrar algo que no busco, pero que me pertenecerá en pocos segundos. Esta mañana lo he visto. Un lomo estrecho, mínimo. Esto es poesía, me he dicho. Y al extraer ese ejemplar, mezclado con un manual para hacer punto de cruz y recetas de cocina, consigo un libro magnífico de Karmelo C. Iribarren :"Atravesando la noche". El único. Perdido y casi anónimo entre una serie de pañuelos espantosos y saleros verdes. Ya es mío. Entrego el euro a la dependienta, que no se detiene a mirar siquiera lo que tengo entre las manos: Una joya. Tengo el tiempo justo y no debo llegar tarde a la empresa. Decido no meter el libro en el bolso y me acompaña durante todo el trayecto. Paro en un semáforo y leo la contraportada. Es un poema .Dice textualmente:
 
 
5
Karmelo C. Iribarren
 
 
"Bien,
ahora me tienes en tus manos :
llévame contigo a casa
o vuelve a dejarme en el stand, allá tú.
Pero recuerda,
éste podría ser el inicio
de una gran amistad".
 
No es broma. Tampoco casualidad. Se trata de un episodio tan real como la mañana de un martes, primero de Junio de 2010. Sonrío. Y esa sonrisa no me ha abandonado en toda la jornada. Hace relativamente poco, escribí un poema al que titulé 5. Qué cosas...
Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.