Una cita con? Alba Liliana Moreira

Una cita con? Alba Liliana Moreira

La única ecuatoriana estudiante de periodismo en la Universidad de Barcelona ,que financia sus estudios trabajando de empleada doméstica y locutora de radio en la municipalidad de Rubi-barcelona,esta casada y lucha por la culminación satisfactoria de su carrera, su sacrificio es digno ejemplo de emular, para todos aquellos que piensan que los sueños no se pueden convertir en realidad.

Opinión | 07 de abril de 2010
Amaruk Kaizapanta


¿nos dice su nombre, dónde nació usted y dónde le hubiera gustado nacer?

 

Alba Liliana Moreira Pinargote

 

Nací en Ambato, Ecuador. (26 marzo 1987)

 

¿Dónde me hubiera gustado nacer? Nunca lo he pensado. No reniego de mi tierra ni de mi suerte, incluso creo que siendo ecuatoriana no tengo nada que envidiarle a otras nacionalidades. Estoy contenta de haber nacido en Ecuador, sin duda.

 

 ¿Mujer del siglo XXI se considera revolucionaria por ser de una generación nueva de estudiantes?

 

No se si pertenezco a una generación nueva de estudiantes, pero sí, me siento luchadora, revolucionaria. Porque persigo sueños, porque me levanto cada día con un objetivo fijo, complejo de cumplir pero no imposible.

 

 ¿ Tu opinión en cuanto a la emigración latina y ecuatoriana en  España?

 

A los latinoamericanos, sin excluir a los ecuatorianos, los percibo (y me incluyo) con sed de progreso, con añoranza eterna por sus países de origen y con muchas ganas de demostrar que no sólo somos mano de obra barata.  La inmigración contribuye en la sociedad de acogida con cultura, con música, costumbres en general que no tienen por qué marcar diferencias, sino encontrar similitudes. Siempre y cuando todo nazca del respeto y la aceptación.

Debemos transmitir que por ser diferentes no somos peores ni mejores que otras culturas.

 

 

 ¿ qué clase de periodismo estudias?

 

Estudio periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona. El periodismo que me interesa es el de profundidad, de investigación. Me atraen los temas sociales y políticos.

En la actualidad colaboro en una radio municipal, Radio Rubí, haciendo un programa semanal. Se llama ?Voces? e intenta unir la cultura catalana-española con la cultura inmigrante Latinoamericana.

Los temas que trato, junto con mi compañera Mireia Juliá, son tanto políticos como culturales.

 

¿Entonces se considera privilegiada por estudiar en España?

 

 

En cuanto a sentirme privilegiada, creo que sí. Aunque cabe resaltar que no soy ni la primera ni la última inmigrante que estudia, hay muchos jóvenes preparándose. De hecho en mi facultad conozco brasileños, mexicanos, venezolanos, entre otros.

No obstante, soy consiente de que la gran parte de los inmigrantes vienen por cuestiones de sobrevivencia y en ocasiones el tema educativo universitario queda un poco al margen, aunque eso no quiere decir que no se preparen.

Sin embargo yo soy un inmigrante normal, llegué a este país por cuestiones económicas, como la mayoría, pero desde que cogí el avión en Guayaquil me concentré en no desperdiciar la oportunidad de continuar con mis estudios aquí, aunque eso significara sacrificios e innumerables esfuerzos.

 

 ¿Cuál es el objetivo como estudiante de periodismo y su mayor obstáculo?

 

Mi objetivo a corto plazo es licenciarme, me falta un año y medio, no obstante a largo plazo pretendo realizar un master en Relaciones Internacionales. Y se preguntarán ¿después? No lo se, ya veré.

La vida da muchas vueltas. Ahora estoy aquí, mañana no lo sé.

 

¿Obstáculo? de momento no tengo, espero no se presente ninguno.

 

 ¿La mejor experiencia  de su carrera estudiantil?

 

Mi mejor experiencia en el entorno universitario ha sido conocer gente que se siente atraída por la cultura y por la gente latinoamericana. Uno de ellos es Miguel de la Quadra Salcedo. A este gran reportero lo conocí en una conferencia que ofreció y sin reparos me brindo su ayuda por si la necesitara.

Hablando de éxitos, yo me siento satisfecha cada final de semestre cuando observo que he podido terminar todas las asignaturas que me había planteado.

 

¿y en  radio?

 

Y en cuanto a la radio, está siendo mi primera gran experiencia, sobre todo porque la colaboración implica sólo tener el espacio radiofónico. La producción y locución corre por cuenta mía y de mi compañera. Disfruto cada semana porque hacemos entrevistas de carácter, de temas políticos o culturales. Además informamos de las últimas noticias y contribuimos con propuestas de agenda.

 

 

 ¿Háblenos de  usted, su filosofía ante la sociedad que se vive hoy en día?

 

Qué le puedo decir de mí, soy una joven estudiante, casada y con ganas de comerme al mundo, aunque a veces siento que el mundo me come a mí.

 

Ante la sociedad me siento indefensa, soy realista y reconozco que me falta mucho por vivir y aprender. Sólo tengo 23 años, por lo tanto me resta un camino arduo y complejo que transitar.

 

Veo a la sociedad fraccionada, todos luchamos en Pro de pequeños objetivos, las grandes ideologías han muerto. La lucha organizada empezó a fragmentarse desde los años sesenta y ahora nos dividimos entre ecologistas, feministas, etc. Pero no seguimos una línea común.

Aunque algún lector podría pensar que de pequeñas luchas se logran grandes resultados. Totalmente de acuerdo. Pero consiste en seguir proyectos que aglutinen ideas, propuestas comunes y no trabajar apartados de los demás.

 

¿dígales algo a los estudiantes como Ud.?

 

Pues yo, de momento concentro mi energía a seguir absorbiendo conocimientos, experiencias. Las posiciones más definidas y maduras llegarán en su momento.

 

 ¿Cuándo regresará a Ecuador?

El regreso a Ecuador está en stand-by, tengo que terminar lo que he empezado y ya se verá el futuro. No tengo fecha exacta y es mejor así, como dije antes, prefiero vivir el presente. El futuro viene sólo, y será positivo si construyo bien lo que tengo hoy en día.

En todo caso después de cinco años sigo teniendo las mismas ganas de volver.

 

¿ Estamos en crisis eso genera graves problemas, lo vivimos en la actualidad,  cuál sería su solución?

 

 

Es difícil teorizar sobre los problemas de mi país. Pero si tengo que contestar a esto creo que el problema más grave, alejándome de temas económicos y políticos, es la inmigración que no vuelve.

La melancolía por regresar a la tierra de origen se queda muchas veces estancada por la necesidad de construir un futuro diferente en la tierra de acogida. Y ahí sale perdiendo Ecuador. Pierde talentos, profesionales, y con ellos las grandes ideas que podrían, sin duda, mejorar el país.

Es una pena, pero creo que es así.

 

 

 ¿Existe un cambio para este mundo en algún tiempo?

 

Sobra decir que el cambio del mundo radica en el individuo, pero este individuo no debe actuar en solitario.

Si aprendiéramos a remar todos hacia el mismo lado probablemente muchos de los conflictos a los que nos enfrentamos no existirían. Sé que es una visión muy utópica y típica. Pero creo que es esencial, si dejáramos de ver esta frase como tópico absoluto y empezáramos a practicarlo, todo se tornaría de otro color.

El cambio no tiene que llegar así porque sí, tiene que construirse. No es una poción mágica.

Somos todos responsables de ello; nosotros elegimos a nuestros representantes políticos, somos nosotros los que escogemos los medios de comunicación, somos nosotros los que tenemos el poder de decidir. Sin embargo falta educación, falta interés.

La desafección política por ejemplo es gravísima, desde mi punto de vista, si no nos interesa la política (que no quiere decir ?políticos?) se resume a que no nos interesa nada.

Por medio de la política vienen los cambios sociales. Nos quejamos de la seguridad social, perfecto ¿Qué tipo de gobernantes eliges para que eso cambie? Nos quejamos de que los inmigrantes deben ser tratados diferentes y deben tener derecho al voto, perfecto ¿Qué tipo de actuación adoptas para que eso se modifique?

 

El cambio está en nosotros, ?si pasamos? no hay solución.

 

 ¿como contribuye  Ud. a ello ?

 

 

 Sí, mi trabajo contribuye a ello, actualmente en la radio los temas están enfocados para entender otras realidades, para desarticular prejuicios y para motivar. En general, creo que la base del periodismo es esa.

Somos comunicadores, no sólo transmitimos información, analizamos realidades y las contamos con unos objetivos.

Lo primero que te enseñan en la carrera es que la objetividad no existe. Puedes ser más o menos imparcial, más o menos atrevido pero no objetivo. Partiendo de esa base, es inevitable que un periodista contribuya o no en los procesos ciudadanos y políticos.

 

 Trabaja, estudia, es esposa, locutora ¿de dónde saca la fuerzas para todo?

 

Del apoyo incondicional de mi familia. Mi mamá y mi esposo son claves en mi vida, en mi desarrollo como mujer y como profesional.

Las fuerzas radican en las ganas, es también tópico: ?querer es poder? pero es una realidad infalible.

Son las ganas las que me impulsan a no destrozar el despertador cada mañana y son las ganas las que me motivan, después de una larga jornada, llegar a casa y preparar mis cosas para el día siguiente.  

Sin duda no sería nada posible sin el apoyo de mis dos grandes pilares: Lilian Pinargote y Jérôme González.

 

 ¿Es un fuerzo grande hacer periodismo en un mundo tan competitivo?

                                          

Sé que la competitividad existe en este medio, al igual que con otras carreras. En todo caso no lo percibo como un inconveniente. Creo que todos cabemos perfectamente en el medio. Siempre y cuando la competitividad sea vista como algo positivo, como un aliciente para realizar el trabajo lo mejor posible y no para desbancar a ningún colega.

 

¿Qué significa para su carrera esta lucha?  

 

Pienso que no hay que ver a los demás como rivales sino como compañeros de lucha.

Seguro que esta perspectiva suaviza cualquier malsano sentimiento de confrontación. Y por supuesto abona el terreno para que el trabajo se realice con gusto y dedicación. Como dije antes todos debemos remar hacia el mismo lado, de lo contrario sería mejor retirarse.

 

 

 Actualmente, ¿Cuál es su última agenda o proyectos?

 

Como ya saben, estoy en la universidad así que todos los proyectos y toda mi agenda está plagada de trabajos y libros que tengo que leer para aprobar las asignaturas.

Y en cuanto a la radio estamos en proceso de elaborar un programa especial de semana santa y explicar cómo los latinoamericanos celebran estas fiestas, sin olvidar la comparación con las tradiciones locales.

 

 Un mensaje a los lectores

 

Creo que he dicho muchas cosas y he dado algún que otro consejo implícito. Pero para acabar podría resaltar la idea de que debemos trabajar en conjunto si queremos lograr cosas positivas. El egoísmo no es buen compañero de viaje.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.