No quiero

No quiero reuniones familiares, quiero fumar en público y en privado sin ser sancionada por ello. No quiero que me recuerden que el tabaco me mata porque la vida también me está matando. No quiero estudiar a mi edad, y menos unas oposiciones para tener un trabajo seguro y acabar rodeada de marujas insuportables. No quiero ser empresaria porque la seguridad social me persigue y me crea mucha ansiedad.

Opinión | 08 de enero de 2010
Cordelia Colby

No quiero que conste mi nombre en hacienda, ni formar parte del censo. Tampoco quiero votar.
No me atrevo a que mi nombre y apellidos continúen expuestos en el buzón de correos.
No quiero trepar en ningún trabajo y ya no sé cómo se trabaja dignamente. No quiero ser ciudadana, ni presidenta de la comunidad de vecinos. Quiero ser marginal, desigual, abúloca y apática.
No es que todo me dé lo mismo pero ya nada es lo mismo de antes.
No quiero esconderme con mi amante en un meublé. Quiero un bar de aquellos oscuros, con en-Verga-Dura, de nivel, donde te hacen las mejores promesas mientras te meten mano y no suenan los móviles porque no hay cobertura.
No quiero ver más la televisión. Exijo una tarjeta rosa para los cineastas de verdad.
No quiero transportes públicos porque son una ordinariez. Acudiré andando allí donde haga falta.
No quiero darle un euro a los que piden. Prefiero deshacerme del abrigo y comprarle un cartón de winston.
No quiero nada de lo que todos quieren y mis últimos deseos se reducen a esto.
"Si no vives como sueñas, acabarás soñando cómo vives".

Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.