Felicidad

Se nos agota el tiempo de un año complicado con escasa fortuna. El tiempo de la ruina, los desordenes, la sinrazón concreta. Este mundo es muy grande y la vida muy corta. Vale la pena seguir sin arrugarse. El cambio climático desorienta armarios, se adelantan rebajas y el vil metal insiste en los regalos que no sirven para nada. Los amigos nos llaman reclamando el abrazo mas sincero tras doce meses de prisa, mensajes resumidos en muy pocas palabras para contar las cosas. El alcohol se presenta terapéutico y sano, necesaria costumbre directa al paladar, beber ese brindis, tragar la nostalgia, recordar lo valioso, palpar el corazón.

Opinión | 31 de diciembre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

La felicidad es un segundo concentrado en los archivos de la memoria. El reloj la señal en doce campanadas que concluye el trayecto. Buen viaje. Sea un año de bienes o de males, la mano que se atusa en pos de la caricia es mucho mas que nada. Vivir es ese lujo acostumbrado presente en su valor. Salud, fuerza y arrojo. Que no sea uno más y se haga nuestro. Que sea necesario y no se haga ocasión. No perdamos el tiempo, vamos por la sustancia nerviosa que haga falta, canto, grito, emoción , sentimiento, equipaje, selva de relicarios, tontería, un vestido distinto para enfrentar la noche, bellas y bellos siempre por encima del ser. Una luna postrada de luz maravillosa, tus estrellas, las mías, y el numero final. Hay que empezar de nuevo una vez más.

Las agendas inútiles pasan a ser remedio, y una libreta blanca espera inaugurar miles de días, abierta y descarada, misterio por derecho, hechos a consumar. Aquí dejo los besos que corresponden tanto. Una música sacra que orquesta la verdad. Ser feliz es posible si no se pide tanto. Las gotas de rocío

aguardan esta aurora, sin duda boreal.

Por todos los que fuimos y todos los que están. A los del largo viaje extiendo un firmamento hecho particular. Por quien tuvo el amor, eterno o temporal. Y a la extraña familia que se ha hecho real, al nombre virtual, flor de nieve templada que espera su señal. Besos. Felicidad.

 

 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.