Hurtos

He recibido hoy este correo de una vieja amiga:
??No es coña, al subir las escaleras del metro en la Pl. Urquinaona (iba yo sola) note un roce raro en el bolsillo de la chaqueta, me fijé en los que me rodeaban a la vez que metí la mano en el bolsillo y comprobé que me faltaba el móvil, sospechaba de cuatro personas: dos chicos que iban a mi lado, una mujer que iba detrás y me adelantó y otro hombre que hablaba a gritos con ella, en un idioma que sonaba a europeo del Este.

Opinión | 09 de diciembre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra


Como tomaban calle Junqueras abajo (igual que yo), decidí seguirlos, entonces los cuatro se juntaron y charlaron amigablemente, por lo que deduje que iban juntos.

Yo buscaba un coche patrulla, guardia, mosso, policía...no vi a nadie, pero como siguieron camino por Vía Layetana , seguí detrás con la esperanza de que al pasar frente a Jefatura Superior de Policía, aunque íbamos por la otra acera, hubieran varios y pudieran ayudarme.

Un poco antes, el más mayor se despistó por una calle hacia el Palau de la Música, pero como yo sospechaba que mi móvil lo llevaba la tía, pasé de él.

Al llegar a la altura de Jefatura sólo estaba el policía de puerta, que yo sé que no puede abandonarla bajo ningún concepto, por si en la garita había alguno más grité "POLICIA, ESTOS TRES ME ACABAN DE QUITAR EL MÓVIL EN EL METRO, ALGUIEN ME PUEDE AYUDAR?" pero me dijo que estaba solo.

Al oírme, los tres se pararon pero luego, mientras le gritaba eso al policía, siguieron caminando y doblaron la esquina, así que corrí para no perderlos de vista y al girar yo, la tiparraca había desaparecido y solo quedaban los dos más jóvenes, así que les cogí del brazo y les grité "DONDE ESTÁ MI MOVIL",se hicieron los longuis y me enseñaron unos móviles que por supuesto no eran, así que me los llevé a Jefatura Superior de Policía y desde allí llamé a los Mossos que vinieron y como llevaban una cámara japonesa y un móvil inglés que no podían justificar su procedencia, se los llevaron detenidos.?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que mi amiga ha sido Guardia Urbana durante muchos años y actualmente pertenece al cuerpo de bomberos.

Lo más sorprendente es que en Jefatura solo estuviera un policía en la puerta a modo de florero uniformado, puesto que no hizo nada porque ?estaba solo?.

Desconocía yo eso de que no pueden abandonar la puerta bajo ningún concepto aunque el ?concepto? sea un delito pillado in fraganti y con la victima pidiendo ayuda a gritos. Si es un delito de sangre ¿ tampoco se pueden mover?. O será que los ?despistes? voluntarios o involuntarios que tienen lugar en las calles cercanas al Palau de la Música no cuentan? .

Lo digo por Millet y Jordi Pujol, claro. Al fin y al cabo, un móvil no es mas que un móvil, y si te lo roban, pues te jodes y santas pascuas, porque si el policía esta solo, no se puede mover. Por cierto, mi amiga se los pudo llevar a Jefatura porque es un pedazo de mujer entrenada para reducir a quien sea.

Y ya puestos, resulta que una trabajadora de Mercadona me contó con que desfachatez se mangan todo tipo de cosas. Una señora mayor se dedica a robar las bolsas de lechuga troceada con el sistema siguiente: Se coloca una bolsa bajo cada sobaco (o si lo prefieren ?axila?), da un golpe seco a la par como si tuviera alas tipo compresita y así las bolsitas revientan bajo sus pelillos quedando completamente planas. La señora en cuestión tiene muy buen aspecto y lleva toda la vida robando. No se compra ni la ropa. Durante el invierno, los bolsillos de su abrigo están rasgados y va cargando en el interior del forro todo lo que puede. Además lleva unas tijeritas con las que recorta primorosamente las alarmas para que no piten las barras controladoras al salir. También acostumbra a llevar papel de plata con el que envuelve las cajas de cosméticos, un truco al parecer conocido entre todos los manguis, que impide el reconocimiento de los códigos de barras. La pillaron una vez por las cámaras de vigilancia, se puso como una fiera e insistía en que se había ?despistado?.


Comentarios


Efemérides
Patronato de Protección a la Mujer

"Quieren quitarnos la personalidad". "No dejes que te cambien". "No cambies, no cambies, no cambies...".

Niños robados

Promesas políticas no cumplidas, cuya esperanza cayó en saco roto pese al aplauso triunfalista

Negacionismo histórico y efectos actuales

Como siempre, las palabras y las preguntas de Consuelo García del Cid resuenan en mí y trato de buscar los vacíos de saber.

¿Hipocresía alimentaria? Palomitas, Perritos, pero la hamburguesa vegetal bajo la lupa

La batalla por el lenguaje en el mundo de la alimentación ha llegado a niveles verdaderamente absurdos.

Reflexiones controvertidas de González y Guerra en un encuentro inusual

El Ateneo de Madrid fue testigo de un encuentro inusual entre dos prominentes figuras del socialismo español.

10 secretos para una vida saludable y enérgica

En este artículo, descubrirás 10 secretos fundamentales para lograr una vida saludable y enérgica que te permitirá aprovechar al máximo cada día.








Política de Privacidad
Política de cookies