La faena

Se dice ?haz de tripas corazón?, pero el corazón falla. Y sucede cuando la mente se anula, presa de la presión, sujetos a unas pautas disparatadas en manos de ineptos que ganan la partida.

Opinión | 17 de noviembre de 2009
Consuelo G. del Cid Guerra

?Dale poder a un obrero y se convertirá en Hitler?, eso lo digo yo, sin animo de generalizar, pero con la convicción absoluta de haberlo vivido. Los dotes de mando son comparables en muchas ocasiones a la famosa dote matrimonial. Tanto tienes, tanto puedes. Del precio es que ni hablo, puesto que no es cuestionable. El patrón americano ha sido imitado por todos los países. Los aspirantes a nuevo rico entregaron sus vidas al marketing. Garrulos disfrazados de ejecutivo que firman con trazos de analfa (betos), hablan con boca de arriero y llevan todavía un peine de plástico en el bolsillo, desconocen los métodos, el orden y sus propias cuentas de resultados.

El cierre vertiginoso de empresas ha dejado el campo libre a todas aquellas consideradas como ?familiares?, que sobreviven con grandes deudas y se mantienen girando cantidades que ya no es posible convertir en efectivo. En esa rueda esta el banco, los pagos a sesenta días con el agua al cuello y la falta de recursos más elementales. Quien no ha sabido crear su historia no puede tener resumen. No se trata siquiera de criticar los hechos a partir del empeño cuando éste último resulta mayor que el esfuerzo. La vergüenza ajena, como la tristeza, nos quiebran lentamente mientras estamos sometidos a la merced de un verdadero advenedizo que alarga hasta sus últimas consecuencias un golpe de suerte convirtiéndose en ?okupas? sin profesión.

Son los que todavía hablan de ?la faena?, ?cocretas? y ?amoto?. Hablan con la boca llena y a duras penas distinguen la función de los cubiertos. El poder en sus manos es una bomba de relojería. Lo poseen con una fuerza descomunal. Les fascina, enajena, motiva y excita. Disfrutan sus propios pedos mientras vaguean en el despacho que siempre soñaron, pegados a un gran sillón que ha dibujado la patética silueta de su espalda adquiriendo el color de la roña.

No temen los embargos , han aprendido a actuar como calculadores calientes que barajan los plazos y los cambios de nombre. No son recordados en vida y tampoco después de muertos.

Recomendamos



La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.

Mainat merdé

Josep María Mainat: por el amor de una mujer, han dado todo cuanto fue, lo más hermoso de su vida.

Me lo dijo Pérez

Vox ha hecho bueno al Partido Popular, que ahora se nos antoja un mal menor sin fuerza propia. Quién nos lo iba a decir.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.