Rebeldes sin causa

Si es que pasa en las mejores familias. La foto de marras en la que aparecen las hijas de Zapatero se ha eliminado porque supone una ofensa a los derechos del mayor. Del mayor, digo, porque por su aspecto, se diría que las niñas se les han escapado de las manos y están a punto de escaparse también de casa.

Opinión | 11 de octubre de 2009
Cordelia Colby

Ambas dos aparecen con estética gótica, negras, con sayones tobilleros, zapato plano y mueca confusa, a la par que siniestras. Coñe, no son aristócratas, pero nobleza obliga, que su padre gana una pasta. Las agrias criaturas de tribu urbana sin definir, puede que sean las jefas de algún grupo alternativo o simplemente rebeldes. Pero claro, esa rebeldía como se come cuando tu progenitor es el presidente de un país caótico? Obama se debió quedar helado. Con lo mona que va la niña de Belén Esteban, se coma o no el pollo...
Todo esto empezó con las princesas de Monaco. Se desmadraron a lo grande y ahí están, la mayor malcasada con un príncipe feo y dipsomano, la pequeña con un domador de elefantes y el varón ni se sabe...muy mal ejemplo. Si quieren ser como las demás, que renuncien a las asignaciones y a los títulos. Luego pasa lo que pasa. Nada de pobres niñas ricas, mucho morro es lo que tienen. La casa real de Inglaterra también tiene lo suyo. ¿Que es eso de que Sara Ferguson, la pecosa tipo "casa de la pradera" apareciera en la playa haciendo top-less?. Tras beatificar a Lady Di, que por sus obras la conoceréis, biografía incluida, resulta que el orejudo se casa con la fea y los hijos asisten a la ceremonia...que horror...que vergüenza...el imperio de los sombreros y el césped de Ascot esta plagado de snobs. Que nadie se eche las manos a la cabeza por lo de Paris Hilton o Victoria Beckam. Por lo menos ellas, que rezuman pasta, no le deben nada a nadie y hacen lo que les da la gana sin representarse mas que a si mismas, que no es poco. En la fiesta del mal gusto pierden por excesivas.
A mi me desheredaron por mucho menos.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.