En el mar, una isla?

Llévame de la mano a encontrarme contigo para escuchar rancheras y cantarlas los dos, bailar, mientras me bebo la savia de tus labios, entornando los ojos, savia que con dulzura penetra en mi interior.

Opinión | 01 de octubre de 2009
Gloria Mateo

Vayamos al silencio del desierto de oro,

donde la arena esconde historias de color,

que luego escribiremos,

mirando al horizonte, cuando se ponga el sol.

Hazme un hueco en tu barco, bucanero de sueños,

surquemos esos mares con olas de pasión,

buscando los delfines, allá en el mar adentro,

conversando con ellos,

y viendo a las gaviotas que llevan el timón.

Una armónica suena,

susurra una canción.

En el mar, una isla,

en mi boca, tu voz.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.