Malditos bastardos

Para que el día resultara distinto a todos los lunes al sol, me he decidido a hacer algo distinto y a primera hora de la tarde he entrado en el cine, no con ciertas reservas, por cierto, puesto que Tarantino es mucho Tarantino.

Opinión | 26 de septiembre de 2009
Cordelia Colby

Confieso que me ha atrapado desde el primer minuto esta historia brutal, macabra y excelentemente tratada. No me gusta la sangre, tampoco la violencia en ninguna de sus manifestaciones , pero la he sentido, como pocas veces, necesaria. Ni un muerto de más ni uno de menos. Excelentes imágenes, planos conseguidos con la habilidad maestra del genio, incluso un punto dulce en medio de las masacres. No les voy a contar nada, es necesario que la vean porque se trata de una película de culto que se convertirá en clásico, y si no, al tiempo. Real, imaginada, perfecta. Luces que duelen, rojos pasión que bailan con balas y cuchillos, sangre y vestidos, actriz colaboracionista, judía muerta con la mayor de las dignidades, venganza incluida, y tortura final en vivo a modo de tatuaje for ever and ever. Un Brad Pitt conseguido, tieso como la mojama y más chulo que Corleone.. Escenas dantescas en un ir y venir que enreda la historia sin que el paciente espectador se despiste .¿Quien no desearía ver morir al fuhrer en un cine? Tomen la frase literalmente, porque ni exagero ni miento, de eso se trata. Puñetazos sobre la mesa , voces atronadas, la muerte sobre la muerte en un revuelo posible de cuentas pendientes, el final de la guerra, Francia, America, Alemania?Buena, rematadamente buena. Y soy implacable con las historias violentas. Inimitable, único, maestro. Lo siento, me ha gustado muchísimo.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.