Campana sobre campana

El defensor del menor ha recibido varias denuncias anónimas (se habla incluso de ?miles?) que acusan a Belén Esteban de explotar la imagen de su hija en los programas del corazón, por lo que al parecer, va a ?tomar cartas en el asunto? en lo relativo a la ?protección? de su hija. He tenido que leerlo en las noticias para poder creerlo. El hecho, que no deja de ser ridículo, se convierte en una puñalada trapera.

Opinión | 17 de septiembre de 2009
Cordelia Colby

Lo que es más, una verdadera cornada. Belén Esteban, que no me caía ni bien ni mal, es un personaje mediático hecho a si mismo. Lo tenía todo para fracasar pero ha levantado audiencias y ampollas. Deslenguada, vulgar, bruta en ocasiones, ha conseguido tocar el corazón de muchos por ser como es y no pretender otra cosa. Chula, descarada, divertida, desmelenada. Su hija es la niña de sus ojos. Habla de ella, si, porque le viene en gana, como hablan el resto de los famosos que exponen sus retoños en las paginas del ?hola? y demás publicaciones. ¿De verdad el defensor del menor no tiene otra cosa que hacer o aquí hay gato encerrado? Porque oigo campanas, muchas campanas, y no son de belén precisamente. Huele a venganza, a traición, a putada, a ofensa del defensor. ¿Denuncias anónimas? Que cosa mas rara?según se ha alzado ella como comentarista acaparando medios , según es mas y mas querida? a alguien le molesta, no hay duda. Y le molesta mucho, y debe tener mucho para llegar tan lejos.¿ Cuantos menores necesitados, desatendidos y pasando situaciones precarias hay en Madrid, sin ir mas lejos? ¿Por qué se ceban con esta mujer?

¿O se trata de una artimaña informativa para tapar otras noticias? Es absolutamente vergonzoso. Sinceramente, nunca creí que escribiría esto, pero?ARRIBA LA ESTEBAN.

El nombre de ?Ambiciones? se las trae, por cierto. Y el tapón de piscina ese con ínfulas de modelo que jamás dará la talla, pero jamás de los jamases, le tiene muchas ganas al terremoto de San Blas. Mala, mas que mala. Eres muy mala.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.