Fragmento de un dialogo imaginario

¿Cómo que ya me avisarás con tiempo para hacer un asadito?¿Vos estás loco, flaco?, te dicen. Este sábado compramos un cacho de carne y que vengan los que quieran.

Opinión | 08 de agosto de 2009
Jorge Gomez-Monroy

Y de pronto te ves sentado a una mesa, con un montón de amigos y amigos de los amigos, preguntándote,
- che, y qué tal por España, lindo, no?
Y tú le dices,
- claro, España es la rehostia,
- y la extrañás?,
- joder si la extraño, no te olvides que casi viví más allá que aquí, y es un país de puta madre y la gente es buena y tengo amigos, y tengo a mis hijos,
- se ve que extrañás, yo te notaba un poco triste,
- y, sí, porque estoy cansado de desarraigos, y esta vez, esta vez más que aquélla, sentí que me desarraigaba de verdad,
- ¿enserio, che? ¿no me digas que te resultó más jodido venir que irte?
- sí, porque yo allá había sembrado mis sueños, en cambio aquí, aquí no sembré un carajo, yo me fui mucho antes de aprender a sembrar, y eso se paga,
- ¿pagar qué, loco?, vos no tenés nada que pagar, hiciste lo que tenías que hacer, yo también me hubiera ido, decí que tengo a la vieja y a mis hermanos, y además nunca tuve los huevos que tenías vos,
- que "tenía", tú lo has dicho,
- jaja, te salió el gayego, dejate de joder, aquí nos tenés a nosotros, bah, siempre nos tuviste, ¿o te creés que no estábamos orgullosos de saber que estabas triunfando, triunfando como éste, cómo se llamaba?
- ¿Gardel?,
- no, boludo, Gardel no, ese Gaudí, el que hizo lo de la Familia , qué genio el loco, no?

Y así, entre choripanes y mollejas, entre vinitos y entrañas, empiezo a empaparme nuevamente de todo lo que fue y lo que fui, y cuesta un huevo, porque al final, sentís que no sos ni de allá ni de aquí, sino todo lo contrario. Y no lo digo con amargura, porque en el fondo sé que es una riqueza, un capital para la vida, viste, lo que pasa es que capitalizarse duele un poco cuando el capital son los afectos y las despedidas, vale?

Ahora, que sé lo que es vivir entre dos tierras, me siento más mediterráneo que nunca.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.