Para Verónica

Sé que esto que te escribo, tal vez no lo comprendasy pienses...¿Qué le pasa?¿Se ha vuelto del revés?¡Esta chica está tonta...!¡ Mira que no saberlo!¡¿No ves que soy muy grande?!¡Tengo tres años, tres!

Opinión | 24 de mayo de 2009
Gloria Mateo

Y ríes picaruela, desde tu edad inmensa,

duendecillo travieso, proyecto de mujer,

y hurgándome en el bolso encuentras un espejo,

te pintas bien los labios y, mirándote en él,

me llamas y me dices: ¡¿A que estoy guapa, eh?!

Y pones gestos raros emulando a princesas,

me quitas los zapatos, te subes al tacón,

luego, como un suspiro

entras en tu casita hecha de caracol,

te deslizas en ella

y asomas como estrella en una gran función.

Me das lección de tenis con raqueta gigante,

vamos a los columpios, me retas a correr

y el césped no se queja de tus pies y mis pies.

Trosky, tu perro grande, viene detrás también.

Me enseñas una araña con un miedo de cuento

y coges un gusano que a mi me da pavor,

después, sin dilamiento, cantas una canción.

¡Uff!

Sé que esto que te escribo, tal vez no lo comprendas:

tan solo es un poema, Verónica, perdón.

No sé hacer otra cosa, es que...es que no soy mayor.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.