Rebelión en las aulas

Los sindicatos, esa forma de poder en camiseta que pasa del llanto al grito del obrerete en décimas de segundo mientras por un uno por ciento del convenio paraliza el transporte de una ciudad entera, los sindicatos, digo, tienen su momento de gloria.

Opinión | 08 de mayo de 2009
Consuelo Garcia del Cid

Ayer jueves organizaron una movida importante en la Asamblea de Madrid, apoyados y jaleados por diputados del PSOE e IU, que incluso les aplaudieron. Una vez expulsados y en la calle, lanzaron piedras y tornillos ante la policía, que hacia que hacemos con una actitud de lo mas tranquilita y conciliadora (a ver si aprendes, Saura, que los tuyos están muy mal enseñados).
Sobre las 16h del jueves, se concentraron trabajadores de Iveco, BP Solar y Arcelor Mittal, protestando por la regulación de empleo. Un pequeño grupo asistía al parlamento regional y fue allí donde se armo el quilombo.
Mientras se hablaba del paro, empezaron a gritar contra Ignacio Gonzalez y Esperanza Aguirre. La presidenta de la Asamblea, Elvira Rodriguez, intentaba mantener el orden pero le salia fatal. Semejante rebelión en las aulas cuando uno ya es mayorcito, no es de recibo. Lo siento. A los sindicatos, que nunca me los he creído, les viene muy bien apuntarse a cualquier carro para adquirir protagonismo como sea y donde sea. Esta peña , que se mueve solo entre ellos mismos y por si mismos, desconoce muchas cosas, exactamente igual que las cifras del paro, donde están todos los que son, pero no son todos los que están. Esta peña sabe poco de contratos basura, contratos temporales, empleo sumergido y dinero negro como el carbón de las minas. Eso si, son los sabios maestros de los "indefinidos", da igual el sector, lo que les importa es la masa, el merde y el sudor (del sobaco, que no de las frentes), y, como he dicho, paralizar cualquier servicio publico para que nos enteremos bien de la fuerza que tienen : A la huelga ( no a las barricadas) y a hacerse tan presentes como insoportables. No me los creo, insisto.
Elvira, la presidenta, expulso al diputado socialista José Quintana, tras ser llamado al orden durante varias veces, pero es que José no dejaba de gritar, y eso en las aulas, no se hace. Y entonces, los del PSOE e IU, les aplaudieron. Estos se "ajuntan" porque les conviene, no nos engañemos, y de la misma manera, pasado mañana se apuñalan: "pero si resulta que el rojo es usted, señorito...".
Mientras tanto, Esperanza se fue ...

Tito Puente Esperanza Letras:
Esperanza, Esperanza, solo
sabes bailar Cha Cha
Cha Esperanza, Esperanza,
solo sabes bailar Cha
Cha Cha

Te conoci y te enamore y me ilusione y ahora
todo se acabó

Al conocer tu fingido amor que
causó dolor a mi pobre
corazón
(tito puente)

De ahora valen los abriles que he vivido si de
mujeres nunca se sabe La que no es mala lo
aparenta muchas veces y la que es buena no lo
parece

Ay que pena me da, Esperanza por dios tan
graciosa pero no eres buena Ay que pena me da,
Esperanza por dios tan graciosa y sin
corazón

Esperanza, Esperanza, solo
sabes bailar Cha Cha
Cha Esperanza, Esperanza,
solo sabes bailar Cha
Cha Cha
http://www.youtube.com/watch


Comentarios


Efemérides
Estudio violencia vicaria

¿Sabéis que más del 77'3% de niños víctimas de la violencia machista, y/o vicaria no pueden prestar declaración de forma segura en un juzgado?

El Patronato de Protección a la Mujer contra las lesbianas

No hace mucho, leí un artículo en el que se afirmaba que a las lesbianas no se les aplicó la ley de peligrosidad social durante el franquismo porque estaban completamente invisibilizadas.

Suspiros de España

La política se ha convertido en un escenario digno de la camorra. Un Sálvame Deluxe diario carente de fronteras, donde el odio se vierte por doquier, no importa hacia dónde ni de parte de quién.

Patronato de Protección a la Mujer

"Quieren quitarnos la personalidad". "No dejes que te cambien". "No cambies, no cambies, no cambies...".

Niños robados

Promesas políticas no cumplidas, cuya esperanza cayó en saco roto pese al aplauso triunfalista

Negacionismo histórico y efectos actuales

Como siempre, las palabras y las preguntas de Consuelo García del Cid resuenan en mí y trato de buscar los vacíos de saber.








Política de Privacidad
Política de cookies