Un pequeño latido

Tal vez, esta mañana, al despertar, he tomado conciencia del presente, he bajado del mundo de los sueños y me he visto desnuda, sin ni siquiera un beso que caliente.

Opinión | 03 de mayo de 2009
Gloria Mateo

Tiritando de frío,

mi equipaje se mostraba tal cual, medio vacío:

me faltaba el abrigo del cariño,

una buena chaqueta de coraje,

cinturón que abrazara mis sentidos,

zapatos sin heridas

y medias sin carreras, con paisaje.

Mas, en un rinconcillo,

cubierto por un pétalo de rosa,

reliquia de otros tiempos con más brillo,

casi, casi escondido,

surgía con luz tenue, pero vivo,

un pequeño LATIDO,

retador, me invitaba a salir del olvido,

a recargar mi alma con la vida,

a volver a sentir de nuevo los sonidos

y acariciar el sol con manos de rocío.

Cubierto por un pétalo de rosa,

casi, casi escondido,

me regaló el ?granuja? con un guiño,

un vestido de Luna

y me invitó a bailar con un suspiro.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.