Accidente

Conducía por una solitaria carretera comarcal , a más de 100 km por hora. En su mente solo estaban su rostro y su voz diciendo: Adiós.

Se desabrochó el cinturón de seguridad y soltó las manos del volante.

La oscuridad la envolvió

Opinión | 25 de abril de 2009
Tali

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.