No me dejes perdida entre la quita hierba

No me dejes perdida entre la quita hierba que no conoce las caricias del viento y recoge el suspiro lanzado sobre el agua en una tarde muda. No permitas que pase la risa, nacida de un átomo de bruma. Como cuando un chiquillo hace una travesura y sonríe bajo la almohada. Caliéntame con tu mirada y déjame un instante sentir tu presencia. Después sabré que no estarás y volverás a ser cada cosa, cada instante, siempre.

Opinión | 04 de abril de 2009
Gloria Mateo

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.