HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA

HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA

Un amigo cuya identidad no voy a revelar para mantenerlo en el anonimato me ha recomendado un vídeo. Es un amigo al que tengo mucho cariño y por eso no lo he quitado tras el primer minuto.

Opinión | 23 de mayo de 2020
Criticóvid

El vídeo en cuestión, por si alguien lo ha visto, pero sobre todo por si alguien no lo ha visto, para que no malgaste tiempo de su vida, se llama "HIJOS DEL CIELO Y LA TIERRA" (así, todo en mayúsculas).

Pues bien...

La mayor compilación de imágenes de stock, ideas de adolescentes, refritos de ideas Disney (y Lucas), memeces conspiranoicas y aires de superioridad que he visto en mucho tiempo.

Es como el discurso del que hace media hora se ha metido dos rayas y se ha fumado un porro, pero en vídeo.

A medida que iba avanzando el vídeo aumentaba mi interés por saber qué mierda fuma su creador (que luego he visto que son dos). Logra alcanzar tal grado de cuelgue que se presenta como un maestro (literal, lo de "maestro" merece mención a parte porque tela) por vomitar las “teorías” más típicas, estándar y disparatadas de un adolescente fumado o, en su defecto, un newage que acaba de descubrir una nueva seta de las que solo se chupan, y poquito, no fuéramos a tener un disgusto.

Corazones cutres por todas partes. Nos quieren meter un virus con una vacuna. Canciones arcoiris del virus del amor. Efectos de vídeo enlatados metidos tirando los dados a ver cuál uso. Distorsiones de audio propias del que está aprendiendo a usar el programa a medida que va editando. Pajaritos piando de fondo sin parar. Una tipografía cuidadosamente diseñada para hacerte sangrar los ojos. Una mascarilla que termina en el suelo y nadie la recoge (y, cuidao, eso es bueno). Un presentador de noticias que parece el Boadella en Waterloo… y mucho más.

Un producto posiblemente editado con Premiere pero perfectamente parible con el videorenderer free trial edition programado en Visual Basic por el sobrino listo de tu vecino del cuarto en un fin de semana.

Luego está lo del mensaje. No hay. Vacío. Un popurrí de conspiranoia, ideas Matrix, abrazarbolismo y vapores mentales de barra de bar pijo en fin de semana con mucha cola en el baño.

Pero lo mejor (lo peor) de todo, los comentarios al vídeo. Que qué bien hecho, que qué gran verdad, que gracias por abrirnos los ojos, que viva el amor, que bendiciones (estas que no falten). En fin... merecemos todo lo que nos pase.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.