No es que Llarena sea inútil, es que va más allá

No es que Llarena sea inútil, es que va más allá

El Juez Pablo Llarena no ceja en su empeño de poner de manifiesto la chapucería de la justicia española.

Opinión | 15 de enero de 2020
Isaac Villavecchia

Como viene siendo habitual, el chico de los recados de la justicia española mete la pata otra vez y dificulta cualquier posibilidad de que el estado español pueda ser tomado en serio algún año de estos.

Tras la somanta de hostias que una tras otra le han ido propinando por turnos distintos jueces e instituciones europeas y de países miembros con la tontería de las extradiciones, de las que solamente ha sido capaz de tirar adelante ninguna de ellas, el pertinaz Pablo Llarena intenta, ahora, conseguir a toda costa que los líderes catalanes Carles Puigdemont y Toni Comín, que gozan de inmunidad en virtud a su condición de eurodiputados, la pierdan presentando los ya famosos suplicatorios a tal fin previstos por la normativa de la Unión frente al Parlamento Europeo.

El problema, como indica el abogado de los afectados, Gonzalo Boye, que con la salvedad de Alonso-Cuevillas, sus respectivos equipos y alguno suelto por ahí (no demasiados), debe ser el único jurista en España que conoce bien las justicias española y europea, seguramente porque es Chileno, es que aunque los suplicatorios están previstos en la normativa, esta también prevé quién debe pedirlos y quién debe presentarlos, y Llarena ha mandado a Lesmes a presentar algo que no puede, puesto que esa competencia recae en el Ministro de Justicia, no en el presidente del Supremo, en funciones para más inri.

Todo esto, asegura Boye, será tenido en cuenta a la hora de aceptar a trámite los suplicatorios. Así que es posible que ni siquiera se molesten en traducirlos, que esa es otra, porque en un esfuerzo jabático por exhibir la falta de ganas en poner algo de esfuerzo por hacer las cosas bien de los magistrados españoles, la fantasía que pretenden hacer pasar por suplicatorios en regla la han mandado en castellano de Cervantes porque vivaespaña y porque me da pereza abrir el diccionario cateto-inglés.

El ministerio de justicia tendrá que pedir una partida extraordinaria para sufragar una ampliación de la vitrina de hostias, porque empiezan a apretujarse y las que se ven venir ya no van a caber.

Vayan por palomitas.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.