Publicidad
Publicidad
Reacciones a la huelga de hambre de los presos políticos catalanes
Opinión - 01 de diciembre de 2018
Escrito por Isaac Villavecchia
 

Al poco de saberse que Sànchez y Turull iniciaban un huelga de hambre, han empezado a sucederse reacciones desde todos los ámbitos.

Así, por ejemplo, Xavier García Albiol, el de la esposa que tiene una urna para la ropa sucia según sus propias declaraciones, ha publicado una fotografía de Puigdemont comiendo con otros comensales reprochándoselo como falta de solidaridad hacia sus compañeros presos. La foto tiene un año, pero eso da igual. No debería ser noticia pues a nadie debe sorprender por la misma razón que no sorprende que un gilipollas haga gilipolleces, pero el propio Molt Honorable President le ha echado en cara su falta de vergüenza y cuando hay salseo, hay noticia. Es así.

 

También ha habido reacción por parte de Moncloa, que ha asegurado que los presos políticos tendrán un juicio justo. Tampoco se trata de una reacción inesperada, pues es normal que un estado que mantiene pendientes de juicio desde hace más de un año a presos políticos con pocas garantías de recibir un juicio justo y acostumbrado a decir Diego, se apresure a asegurar que sí lo tendrán. Y para que quede claro que toman al ciudadano por gilipollas, especifican que "el Gobierno recuerda que los dirigentes independentistas cuentan con la protección y las garantías que les ofrece el Estado de Derecho", lo cual incomoda, porque si incluso con la protección y garantías que ofrece el Estado de Derecho están en prisión desde hace más de un año sin juicio y con la presunción de inocencia más ciega que la propia justicia, uno intenta recordar dónde guardó la maleta por si hubiera que usarla como más de uno ya ha tenido que hacer. Pero eso en plan comunicado oficial de Moncloa. Porque Carmen Calvo, vicepresidenta de lo que algunos llaman gobierno, por su cuenta, ha destacado al respecto la independencia del poder judicial español. No parece importarle demasiado soltarlo a pocos días del escándalo por el reparto a dedo de jueces porque sabe por experiencia que cuando una se dirige a cierto público, pues todo cuela.

El Tribunal Constitucional, por su parte, ve en la huelga de hambre un intento de presión, lo que tampoco sorprende pues, de toda la vida, las huelgas de hambre consisten justamente en intentar ejercer presión para reivindicar el cumplimiento de algún derecho o el fin de una injusticia. Tal vez el Constitucional consideró necesario aclararlo por si a alguien se le ocurría pensar que lo hacían para adelgazar, o algo. De todas formas Joaquín Urias, que fue letrado del TC por lo que uno supone que algo sabrá de lo que habla, dice que la huelga no les servirá de nada, que el TC no tiene limitación de tiempo legal, y que hasta "es posible que lo alargue hasta que se calme el tema político que envuelve el caso", que considerando que el tema político que envuelve el caso lleva 3 siglos bien cumplidos, pues uno se pregunta quién tuvo la ocurrencia de llamar justicia a la ley.

En las redes sociales, además de reproches, felicitaciones, mensajes de apoyo, mensajes de rechazo... lo de siempre, vamos, también han circulado comparaciones entre fotografías de los presos políticos catalanes de ahora y los presos políticos catalanes de antaño, como dando a entender que todo sigue igual, cuando es flagrantemente falso; en realidad, en la foto actual hay uno más.

También ha habido reacciones allende fronteras del reino (a parte del tirón de orejas de Puigdemont a García). Así ha sido en el caso de Sander Loones, ministro de defensa belga, que ha declarado que ningún demócrata debería mantenerse en silencio contemplando que los presos políticos catalanes se vean obligados a la huelga de hambre porque el Tribunal Constitucional español no se ocupa de su caso para impedir que pueda dictaminar el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Asimismo, distintos medios de comunicación internacionales se han hecho eco de la noticia, como France Presse, Reuters, el New York Times, ORF, Yotam, Figaro, New Zealand Herald, GulfTimes, ABC (el de los EEUU), Equinox, y paro ya que se me hará de noche. En cualquier caso, es notable el contraste sobre cómo se trata la noticia en comparación con los medios del reino donde la justicia no es ciega sino que lo va. Serán cosas del idioma.