¿Dentistas con corazón?

¿Dentistas con corazón?

Se llaman IDENTAL y se anuncian con el humano reclamo de "dentistas con corazón". Una va y se lo traga, llega a la consulta de Barcelona, situada en Gracia, y lo primero que ve es un gran corazón rojo dibujado en la pared frontal de la mesa de recepción.
 

Opinión | 18 de enero de 2016
Cordelia Colby

Dicen que "subvencionan" el tratamiento dependiendo de tus ingresos. Te piden fotocopia de DNI y certificado de la pensión que cobras. Lo primero que me llama la atención es la cantidad de supuestos pacientes que esperan, parece el metro. Será que es verdad, me digo, sí, por fin dentistas sociales, así se presentan. Te hacen esperar más de una hora (una señora me contó que estuvo más de tres) y al fin te reciben. ¿Por qué son todos tan jóvenes?... es mi primera pregunta interna, pero callo. Demasiado jóvenes. Te dan la mano, otros besos... una inusual cercanía afectiva que también me extraña, pero callo.

 

Hacen una ortopantomografía y te sientan en la camilla. Diagnóstico rápido. Te pasan a un despacho donde una chica, también jovencísima, presupuesta rápidamente: 9 mil euros. Y entonces, oh magia, muestras tus fotocopias: Ni las mira. Le da a una tecla, y de 9 mil euros la cosa se queda en dos mil, así, por las buenas. Ahí ya me mosqueo. Y viene el paso de la financiación: La chica te explica con prisas cómo mentir a las financieras para que la cosa cuele. Me pierdo.

Salgo a la calle y pienso, aquí hay gato encerrado, de dentistas sociales nada de nada. Y me voy a Google. !Zas!... lo que imaginaba. Nada de subvención. Los dentistas, recién salidos de la facultad, cobran un sueldo miserable que no llega a los 900 euros y trabajan doce horas. El cuadro perfecto para ofrecer tratamientos a precio de saldo. Leo opiniones de pacientes a los que les han destrozado la boca. Y me asusto. Y pienso que debo contarlo para que no piquen los ingenuos como yo.

Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.