Tirad@s

Tirad@s

Lo bueno nunca es fácil. Lo fácil nunca es bueno. "Vivo con una maleta rota, y no es poesía". Me lo dijo un amigo no hace mucho. Describía a la perfección un estado otrora insospechado en alguien con su historia y de su talante.

Opinión | 03 de agosto de 2015
Consuelo G. del Cid Guerra

Todo es efímero. Se dice que cuando la pobreza entra por la puerta, el amor se escapa por la ventana. Lamentablemente cierto en la inmensa mayoría de los casos y sus cosas. Desgaste, hastío, amargura, inseguridad, ilusiones perdidas y un futuro incierto. Luchar juntos separa una batalla que ya no es común, dividida por pena, sufrimiento poco útil, grandes dolores de estómago sobre ansiedades varias. Uno no escucha al otro, no espera grandes milagros, no se mira a los ojos. Busca -normalmente- fuera, sus válvulas de escape. Amigos que no son, confidencias extremas, la versión siempre opuesta y un sinfín de detalles partiendo del olvido hacia ninguna parte. En lo malo está el riesgo y su salto mortal. Eso de enamorarse son palabras mayores. La pasión se termina, y el amor verdadero es lo que queda al final, como los posos del té. Esa esencia consumida que no podrá apartar nada ni a nadie. Intercambiar fluidos se puede hacer con cualquiera. No es más que sexo. Sentir a flor de piel desde el corazón único es asunto de un verbo que se mantiene por excelencia : Yo amo, tú amas, él ama...

Al final del camino, cuando se avecinan tormentas, las pruebas de fuego aparecen solas. Dejar tirado al otro es un acto antinatural, contra el propio ser humano y sus más elementales derechos. Tirado como un perro, abandonado a su suerte, mientras sobrevive el ya contrario, al que -seguramente- visita el "factor suerte".

Ese abandono subyace con intención de materializar sobre cualquier tapete que la maldad en estado puro, existe. Mucho más que egoísmo. Actitudes del bajo vientre; la zona donde se calentó en sus días tanta lujuria para acabar convertida en el pozo de las más básicas urgencias biológicas.

En la foto, una "primera dama", Jaqueline. Deja a su marido tirado y sale huyendo.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.