Las esclavas de las Adoratrices sin derechos humanos

Prisión, sometimiento, encierro, silencios, rezos, trabajo... Un pasado presente por resolver y miles de preguntas que esperan respuesta. Ni más, ni menos.

Opinión | 12 de junio de 2015
Consuelo G. del Cid Guerra

Nuestro infausto recuerdo, la marca que nos dejó a muchas el paso por sus conventos, auspiciados por la Gestapo Española que se llamó Patronato de Protección a la Mujer. ¿ Qué hacía el Doctor Vela en el convento de Padre Damián, hermanas?... Su profesor de Auxiliar de Clínica, que entraba todas las tardes, de lunes a viernes, por la puerta de la residencia. ¿Por qué se hacían las prácticas en su clínica San Ramón?... Recibían ustedes, hermanas, a chicas de Peñagrande, recién dadas a luz y sin niño. ¿Lo sabían, hermanas?... Talleres de confección, punto, muñequería. Trabajando sin percibir salario. Personas que venían "de la calle" y las tenían ustedes trabajando, asalariadas, sí, pero sin seguridad social.A los 65 se quedaron sin jubilación. Taller de bordado. ¿Les suena?. Eran intocables porque andaban muy tocadas por la mano de su Dios, de la Iglesia y el Estado, del Ministerio de Justicia, de los informes donde se catalogaba de "completa" a las que eran vírgenes e "incompleta" a la que no lo era. Hasta 1985, hermanas. Y ustedes mismas, clasistas a morir: Anillo de oro las monjas que ingresaban en la orden con dote, y de plata las monjas pobres sin dote. Estas últimas, criadas de las otras. ¿ Derechos humanos, pero qué me están contando?. Reprodujeron su propio patrón las "alumnas" recogidas que las alaban, unas contra otras, negando la más rotunda evidencia.

No eran colegios, hermanas. Sus reformatorios continuaron en democracia hasta que se les permitió. Su marco actual es otro porque España es distinta. No vive la diferencia. No olvidamos. Nos marcaron para siempre. La privación de libertad a menores que jamás cometieron delito alguno. Encerradas por pensar. Por ir contra corriente, por ejercer el más elemental derecho humano, hoy premiado, contra la memoria histórica.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.