Olvido y los tambores

Esta es la historia de una ex concejala a la que pillaron un video masturbándose. Olvido, casada hace 25 años y madre de tres hijos, confiesa no sentirse ya atraída por su marido. La pillaron, más tarde, con uno y otro famosillo dándose el lote.

Opinión | 05 de febrero de 2015
Cordelia Colby

Concursó en la famosa piscina esa de los saltos y estuvo en boca de todos hasta que Tele5 la ficha en su Sálvame. Allí, la gran Olvido, más tiesa que un ocho aunque dolida, habla de sí misma sin demasiados reparos. Un matrimonio feliz, una familia bonita y cero deseo. Lo que todos los hombres -machos- han hecho toda la vida, lo hace una mujer, se entera España y resulta que es una golfa. Para mayor desgracia, el duelo contra Belén Esteban lo lleva bastante bien. Si una es princesa del pueblo, la otra podría ser la reina fémina por el bien femenino.

Olvido es atractiva, tiene un buen cuerpo, se expresa de un modo correcto y defiende su postura pese a ser atacada. El marido, un hombre tranquilo, asume lo que hay demasiado estoicamente. Los cuernos nunca podrán llevarse con soltura. Siguen viviendo juntos por los tres hijos. Ella no encuentra trabajo, le cerraron las puertas de cualquier posibilidad, en la enseñanza pública y no digamos en la privada, con lo cual, plató al canto y dinero para su casa. Yo es que la veo bien, me parece más auténtica que cualquier otra, y aunque sus devaneos incontrolables sean pasto de un público que censura a la primera de cambio, a Olvido le diría que siga siendo quien es y que no cambie el chip.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.