Al trullo

Estaba más que cantado y la justicia española ha dado el do de pecho: Isabel Pantoja entrará en prisión, cual Magdalena arrepentida y con sentencia ejemplar mientras la infanta Cristina se pasea por Suiza como Petra por su casa en un exilio de lujo donde los haya. Isabel Pantoja, machacada como nunca en los últimos años, pasto de prensa rosa, dale que dale al mazo, la peor pecadora y quien más ha blanqueado, por encima de todos.

Opinión | 03 de noviembre de 2014
Cordelia Colby

El guante blanco siempre gana las batallas, oiga. De Marbella no quedan más que las hamacas en verano y su flamenquito palmero, toma ya. Pobre mujer. Que no pongo yo en duda sus errores, seguramente más máximos que mínimos, pero nadie, con dos años de condena, se comería trullo si no fuera folcrórica. Y así se dictan sentencias y se escribe la historia. Menudo cante.

Tenemos onda expansiva para rato, fotos, persecuciones, paparazzis obsesos a la puerta de villa candado esperando esa lágrima, esa cara traspuesta que entrará por las malas allí donde las delincuentas se redimen. Espero, de corazón, que sea bien recibida. Que sufra lo justito y que España, mientras tanto, reflexione ladrones, corruptos, abusadores, falsificadores y conseguidores. Me da pena, qué quieren que les diga. Esto es un culebrón al más puro cateto, pandereta, faralaes y clavelito del reventón. Saludos a Cristina, ya que estamos. Sigo preguntándome qué hacía una chica como tú en un sitio como éste... si por relación sentimental entra la Panto, por qué puerta abiertísima, de par en par, debería entrar la infanta, casada y bien casada. Yo, como quien lo quiere la cosa, le mandaré una peineta para recoger cuernos.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.