Miércoles

Que no se pierda nunca el significado de las canciones. Que nuestra boca no sea un enorme charco de saliva. Que lo que te pintas sobre el cuerpo sea pintado en la calle con idéntica protesta. Que cada moda pase, de largo y con pocas prisas, sin que importe demasiado.

Opinión | 24 de octubre de 2014
Consuelo G. del Cid Guerra

Que no te arrastre el gurú de la religión última cuando jamás comulgaste en nombre alguno. No guardes tus espaldas, dásela al enemigo, que existe y está presente sobre todas tus cosas.

Cultiva la palabra. Lee. Escucha. Calza tu propio pie para ponerte en el de otro. Y si en algún momento llegas lejos, piensa que aquellos que te desean lo peor tendrán que contemplar cómo te llega lo mejor.

Deja al escritor que escriba y al cantante que cante. Al escultor que esculpa, al actor, que interprete. Busca tu propio terreno, trabájalo a conciencia y tendrás un lugar preciso en el ámbito apostado. Pero yo no soy nadie para darte consejos. No sé más que lo incierto del quicio del error. No presumo de orden ni concierto. No estoy en ninguna parte ,excepto aquí, diciendo lo que siento, lo que me asiste -en vano- sobre un cuarto de hora. Débil, posible.Mente.

Lo decía Panero: El fracaso es la más resplandeciente victoria.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.