Recepción Real

No nos consultaron si queríamos o no a Felipe VI, preparado de toda la vida para esto, con su madre contenta y su padre muy hinchado. Total, nos lo colocarían de todas maneras junto a la bienhalladísima plebeya que ahora nos costará el triple, cara nueva (de eso ya hace tiempo) y nuevo trabajo. Me cuentan por cierto que estuvo muy borde la chica cuando lo de la recepción real, supuestamente eso de recibir a los gays encantados de la vida, les ha venido de perlas y lujo para crear imagen model - na, como quien no quiere la cosa, a los recién puestos reyes. Ella, reina consorte ya, anduvo con gesto hierático, se pronunció lo justo ante los paramales de ong varias y dijo que "en el asunto de las mujeres maltratatas hay mucha política".

Opinión | 01 de julio de 2014
Cordelia Colby

Andan ya lejos del pueblo y mucho en su palacio. Luego están los que se indignan ante el olvido pero andan besando manos, los tibios de anteayer empeñados en el rojo descolorido, tanto como disimulan las canas.Ya no me creo a nadie, y menos a los teóricos que aplauden al sexto sentido por condición, por estar en alguna parte y -sobre todo- por lo de no quedar mal. Flojitos, lerdos y sin sombra, paladeando los mejores vinos y sin que la tapita les falte. Me ponen bastante enferma aunque les da lo mismo porque ya Seguridad Social no me atiende, soy muy poco importante y casi crónica en asunto de ideas. España es un desastre tan obvio que produce espasmos feos, de soledad enferma, inmensa melancolía de hemeroteca en busca de una facilidad que no es posible. Puede que nuestra generación no se repita : Vivimos dos coronaciones y un golpe de Estado. Ahora, visto lo visto, la mayoría nos conformaríamos con un pequeño golpe de suerte.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.