En respuesta al comunicado interno "Una llamada a las vícitmas, familias y personas cercanas"

Me llega por comunicación interna Una llamada a las víctimas, familias y personas cercanas, comunicado emitido por Francsico González de Tena, con referencia a su obra Nos encargamos de todo que trata el asunto del robo de niños en España. Sobre dicho comunicado quisiera hacer las siguientes matizaciones:

Opinión | 13 de mayo de 2014
Consuelo G. del Cid Guerra

  • Tanto el proceso y la actuación editorial, de distribuidora y librerías, están marcados por unas pautas determinadas en las que el autor no interviene, aunque de una forma u otra estemos forzosamente obligados a conventirnos en nuestros propios promotores, practicando el auto-bombo como mejor se pueda a través de las redes, tal es el panorama literario y podemos estar agradecidos simplemente por el hecho de ser publicados.
  • Es obvio que cualquier famoso o personaje mediático arrasará con sus memorias o cualquier libro que decida publicar, en la mayoría de los casos ni siquiera escrito por él mismo. Es la ley de la oferta y la demanda, fusilarlo sirve de poco y el pataleo al respecto genera mayor publicidad si cabe, por lo que mezclar a la princesa del pueblo con cualquier autor real, desmerece considerablemente cualquier tipo de argumento.
  • Celebro el trabajo de Enrique Vila, Soledad Arroyo, Jesús Duva y Natalia Junquera, porque estamos en el mismo barco sin cuestionarnos en qué editorial se publica, cuántos libros vende uno u otro, el precio del ejemplar o la difusión de los mismos. Porque nos mantenemos activos y en contacto, ayudándonos mutuamente en busca de datos, información o cualquier tipo de comunicación al respecto que pueda ser útil o relevante, puesto que la unión hace la fuerza y sostenemos una causa común hasta sus últimas consecuencias.
  • El ensayo es un género literario que no desmerece a ningún otro, y la literatura, como tal, cuenta historias, por lo que sobre su expresión simples colecciones de historias le recordaré las palabras pronunciadas por Ana María Matute en su discurso de ingreso en la Real Academia Española de la Lengua:

Apelo, pues, a vuestra benevolencia y os ruego que aceptéis estas palabras mías como la expresión de lo único que soy capaz de hacer y de la única razón por la que he llegado hasta aquí: yo soy una contadora de historias.

Apelo yo también a su benevolencia, como escritora investigadora, desde la causa que lleva años ocupándonos en busca de la verdad y por la memoria histórica, cada uno en su parcela, con los escasos medios de que disponemos y respetando el trabajo de todos.

 


 

UNA LLAMADA A LAS VÍCTIMAS, FAMILIAS Y PERSONAS CERCANAS

Por este soporte de comunicación interna y por las redes sociales se ha difundido la publicación del ensayo ?Nos encargamos de todo?. Robo y tráfico de niños en España, publicado por la editorial Clave Intelectual. No es un secreto para nadie que el mercado del libro impreso, como otros sectores pero en éste con mayor virulencia, ha sufrido especialmente las embestidas de vario frentes combinados, a lo que no son ajenas las políticas de arrasamiento cultural. Un pueblo ignorante y acrítico es el perfecto caldo de cultivo para embrutecer a una masa dócil e ignorante incluso de sus propios derechos. El libro en cuestión, cuando planificamos su salida a las librerías, ya éramos conscientes de que era muy oportuno para las víctimas; los frentes abiertos, sobre todo en el ámbito internacional, demandan unos soportes bien argumentados y no simples ?colecciones de historias?. Y muy inoportuno por similares cuestiones incidentales para el poder, en especial aquél que se siente interpelado por su responsabilidad permanente. Por lo apuntado tampoco ha sido una sorpresa los diferentes movimientos realizados por los Poderes del Estado, en especial como ariete el Ejecutivo, y las nada casuales coincidencias en negar lo esencial (Fiscalía y algún oportuno forense metido a negacionista), y la falta de reflejo en los medios más significados en cuanto a la publicación y contenido de mi libro. Se ha tenido que desarrollar por parte de esta modesta editorial una política de comunicación y difusión agotadora en todos los sentidos, con muy pobres resultados. Tampoco son ajenas las contradictorias estrategias de las grandes superficies (en especial las librerías vinculadas a El Corte Inglés), demandando cantidades importantes de ejemplares sólo en depósito para luego mantenerlos fuera de las librerías y, en contadas ocasiones, con un número ridículo de ejemplares en puntos concretos y, además, fuera de la vista del público. Es una burda maniobra que agota, vía producción, a las editoriales modestas que, como en este caso, se ven obligadas a tirar nuevas ediciones costosas (el p.v.p. está muy ajustado teniendo en cuenta la calidad de los ejemplares), y pasado un tiempo calculado verse obligadas a ordenar a la distribuidora a retirar ejemplares almacenados y no vendidos con gastos adicionales de transporte de retorno. Frente a esta situación paradójica, por lo que tiene de esfuerzo y trabajo detrás de cada libro (estéril si no hay difusión) nos encontramos que el pico de las ventas lo detenta esa lumbrera de la intelectualidad que se llama Belén Esteban, de méritos desconocidos para los que nos permitimos el lujo de pensar y poner al servicio de las víctimas nuestra preparación y dedicación. Estas reflexiones apelan al único camino que nos queda, a los que deberían tener en sus manos un instrumento de conocimiento y unos argumentos de peso, para el presente y para el futuro, y a los que hemos hecho todo lo posible para que este apoyo solvente sea una referencia, la editorial y este modesto investigador y ahora autor del ensayo. Esto debe ser una movilización cívica por apostar en positivo para que todo esto no sea una anécdota más en momentos tan críticos. La vía para forzar que los ejemplares almacenados salgan a la luz y anular la burda maniobra de empobrecimiento del intelecto y desbaratamiento del proyecto, del que de alguna forma todos somos partícipes, como creadores o como ciudadanos afectados, es difundir en la medida de nuestras posibilidades y círculos sociales el que no se resignen cuando en una librería se nos diga que no hay ejemplares. Campos muy sensibles, como la Universidad, pueden y deben ser agentes activos en esta campaña. Pedirlos en firme y no contentarse con ir a otro punto de venta. La compra efectiva es la mejor arma contra esa torpe estrategia de los medios poderoso y sus aliados; su precio no supone un desequilibrio, frente a los 26 ? de un libro oportunista y sin posibilidad de contraste por reciente fallecimiento de quien podía desmentirlo. Hemos asistido a varias publicaciones de mera compilación y nulo o circunstancial trabajo de análisis que, por su inocuidad no merecieron este ataque y sí una notable aceptación en comparación con sus presuntos méritos científicos. Desde estas líneas os pido vuestra colaboración. Sería la forma más eficaz de demostrar que no todo se puede cercenar. Un fuerte y fraternal abrazo.

Francisco González de Tena.
Madrid, 11 de mayo, 2014.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.