NO

NO

La sinrazón acostumbra a generar monstruítos sociales ?que a monstruos no llegan- desde sus púlpitos mal concebidos y peor entendidos donde la carencia es la postura. No es fácil estar en contra o argumentar a favor. La edad ?se supone- debe conceder cierta sabiduría, partiendo del estudio, académico o no, sobre las cosas. Algunos piensan que no somos las cosas, y desde esa distancia, excesivamente tiesos, muy lejos de cualquier libro, lanzan su débil metralla auspiciados por no se sabe qué formas de poder inmediato, prácticamente recién estrenado, como el que inaugura un coche o finaliza la hipoteca. Los desordenados, que no somos más que un resto protestante, carecemos de bienes materiales: La conciencia es el antes y su después, no existe.

Opinión | 25 de noviembre de 2013
Consuelo G. del Cid Guerra

Esas multas oficiales por manifestarse,enfrentarse a la autoridad o convocar revueltas,parten de otras pequeñas multas de conciencia incrustadas en determinadas mentes otrora conformes que se rindieron a lo simple desde su más tierna infancia,tras una adolescencia dura y su madurez cómoda,sin plantearse más puesto que han sido mucho menos.Lo malo no es siempre lo peor.Hay quien jamás pronunció un no sé, que no supo crecer,que desde su condición tan ignorada como efímera,se posó en el rencor,en la dorada envidia del vicio más español.

Convertir en adversario a lo distinto es una gran señal de ignorancia.

Por ello, se buscan patrocinadores dispuestos a asumir las multas gubernamentales por protestar,ante cualquier cosa y de cualquier forma.Se aceptan sponsorizaciones de marcas de tabaco y bebidas alcohólicas, puesto que se sigue fumando y bebiendo porque se sigue vendiendo, aunque mate.

Su ley seca contra la libertad de toda expresión no generará más encapuchados que la semana santa o el clan que mataba personas de color.

Si me quieres escribir, ya sabes mi paradero

en el frente de batalla, primera línea de fuego.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.