Pobres españolitos

Pobres españolitos! Gobernados por un ejército de personajes de alta cuna, que nunca han vivido la realidad más palpable de esta sociedad. Me decía una empleada de hogar boliviana que ahora ya no hay diferencia entre su país y el nuestro; que años atrás ella emigró, ya licenciada en Medicina, porque allí no le ofrecían futuro, para trabajar aquí en el domicilio de un Doctor Traumatólogo ( vaya redundancia) lavando sus trapos sucios y cuidando de sus malcriados vástagos, los mismos que ahora tienen que marcharse para servir en otras patrias.

Opinión | 30 de agosto de 2013
Stella Ibañez

Durante estos años no le han dado suficientes vacaciones para poder visitar a sus hijos y ahora son ellos los que se lamentan de no poder ver a los suyos.

-Gracias a su crisis señora, porque ahora sí me comprende usted- cerró la puerta y se marchó de vuelta, buscando otro lugar mejor.

La rueda se invierte.

Nos creíamos Europeos cuando Europa tenía la línea de meta a pocos pasos y nosotros no habíamos ni tomado la salida.

Nos creíamos Europeos cuando nuestros padres nos enviaban a la Universidad a toda una generación del Baby Boom de los 80, porque les prometían que con carrera, master e idiomas viviríamos en un status de tranquilidad económica.

-?Vivirás mejor que yo. No tendrás que trabajar de dependienta o en un supermercado porque tú vales para mucho mas ¡¡¡¿¿¿????!!!?-

Nos creíamos Europeos cuando rechazábamos empleos ?poco cualificados? o socialmente denigrados, para los cuales contratábamos gentes de otro continente a los que veíamos por encima del hombro: Ellos son ellos, y nosotros EUROPEOS.

Nos creíamos una apariencia que nos vendieron como nuestra, con nuestras olimpiadas, nuestros coches y nuestras casas de falsa propiedad.

Pero llegó ella, la maldita CRISIS.

Una invitada indeseable que se aferró a nuestra puerta para no dejarnos salir.

Ya no importa lo que vales, lo que aprendiste o lo que tienes.

Solo importa lo que eres.

Como individuo tenemos dignidad, al menos la que nos queda.

Como persona humana tenemos poder.

El poder no dejar que nos manejen sutilmente con el miedo, esa herramienta de control de emociones en manos de unos pocos.

En manos de aquellos que duermen las siestas en los cómodos sofás del Congreso, los mismos que saborean un gin tonic a precio de saldo , esos ladrones de guante blanco son los que están construyendo una sociedad de castas, involucionando hacia el siglo pasado.

Señores feudales de la nueva era.

Esos malversadores de conciencias ajenas, malas mentes retorcidas, esos mismos son los que dicen que NOSOTROS paguemos SU CRISIS.

Parecemos nuevos!!

A muchos no nos han decepcionado.

Han hecho exactamente lo que se esperaba de ellos:

Clasismo en estado puro que duele respirar.

Contratos disfrazados de esclavismo laboral

Cotización del individuo según su valor de mercado.

Sanidad la tienes si la pagas.

Educación de uniforme y misa diaria.

A quién no le guste que se vaya.

Si eres obrero, obrero serás.

Si eres de su bando, la marea no te salpica.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.