Las mentiras no se documentan

Las mentiras no se documentan

La Presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, presidenta del PP de Castilla La Mancha, Diputada de las Cortes de Castilla-La Mancha, Senadora en las Cortes Generales de España, Secretaria General del PP, Abogada del Estado y Licenciada en Derecho, María Dolores de Cospedal, decía el otro día en rueda de prensa que "Las mentiras no se documentan" y que "todo eso que aparece es un disparate monumental".

Opinión | 11 de julio de 2013
Norl


Totalmente de acuerdo, chica. Ambas afirmaciones son rotundamente ciertas. Lo que aparece, y bien documentado por el ex tesorero de tu partido, el Bárcenas ese, es un disparate monumental. Desde los pagos flagrantemente ilegales según la ley de incompatibilidades a nuestro actual Presidente del Gobierno de España y entonces Ministro de Aznar a los muchos miles de euros -de esos que no hay para sanidad y educación- a la cadena de televisión Intereconomía.

También es aparatosamente evidente que "las mentiras no se documentan". A diferencia de los documentos contables que sí documentan esos "disparates monumentales", no he visto yo nada, pero nada, qué se yo, un documento ante notario o lo que sea, con un compromiso firme para no subir el IVA o reducir el paro que tu partido prometía para ganar las elecciones. No los he visto, obviamente, porque no existen. Ya sabes, "las mentiras no se documentan".

 

Así que no es que mientas, porque mentir, no mientes, es que eres la portavoz de una panda de sinvergüenzas capaces de hacerse la víctima tras cometer tropelías criminales.

Pero para decir eso, chica, no hacía falta ni que te plantaras ante los periodistas. Voy a inventarme un ejemplo totalmente imaginario y absolutamante equivalente. En un país imaginario, llamémosle Paña, donde los ciudadanos quieren ponys voladores con los colores del arcoiris, es fácil ganar las elecciones prometiendo ponys voladores con los colores del arcoiris (sin compromiso firmado ni documento alguno, que ya sabemos que "las mentiras no se documentan") y ya una vez en el gobierno y metidos de lleno en plena violación sistemática de todas y cada una de las promesas electorales, espetar, frente a unos papeles que, fíjate tú, sí documentan ilegalidades, irregularidades, inmoralidades y sinvergüenzadas, que "las mentiras no se documentan". Pero chiquilla... ¡Que te están hablando de documentos, precisamente! Será que habiendo constatado que la gente es imbécil (al fin y al cabo tragaron con los ponys voladores con los colores del arcoiris) ya habéis puesto el turbo a la máquina de afirmaciones para idiotas. Está que echa humo, la pobre.

Pero yo, que queda mal que lo diga, pero no soy imbécil, voy apuntando cosillas y me hago mis listas. Aquí tienes una:

Promesa: No más IVA. Hasta una campaña de recogida de firmas, hicísteis.
Realidad: En un plis subimos del 18 al 21%. OLÉ.

Promesa: Ni un euro a la banca.
Realidad: No. Ni un euro, no. Todos (Bueno, menos los destinados a sobresueldos y tauromaquia). OLÉ

Promesa: No recortar en educación.
Realidad: Se ha recortado tanto, tanto, tanto y tanto, que muchos estudiantes ya han tenido que dejar los estudios y ponerse a... ¿trabajar? Pues tampoco, hija, tampoco, porque...

Promesa: Reducir el paro.
Realidad: El paro batiendo records. OLÉ.

Promesa: Bajada del IRPF.
Realidad: Nada más investido Rajoy presidente, lo primerito que hizo fue subir el IRPF. OLÉ

Promesa: No aprobar una amnistía fiscal.
Realidad: Montoro aun debe tener pesadillas frente al hecho de que se le recordará por su amnistía fiscal "medidas excepcionales para incentivar la tributación de rentas no declaradas" (maestro del eufemismo humorístico donde los haya, el tío) hasta el día de la muerte de sus tataranietos. OLÉ

Promesa: No abaratar el despido:
Realidad: Reforma laboral que permite abaratar el despido "flexibilizar el mercado laboral" (genios, que sois unos genios) con apenas 20 días de indemnización.

Promesa: No habrá copago para los medicamentos.
Realidad: Los pensionistas, esos tíos montados en el euro a los que les sobra la pasta, cascando el 10% de la medicación, ese lujo... Alrededor del 17% de ellos han tenido que renunciar a alguno de sus medicamentos. La idea no está mal pensada, porque así, como se mueren, ya no hacen tanto gasto en la Seguridad Social y puede recortarse más ¿verdad? OLÉ.

Promesa: No bajar el sueldo a los funcionarios.
Realidad: Fuera paga extra, aumento de horas de trabajo y reducción de días libres. OLÉ.

Y hay muchas más ¿eh? Muchas. Pero me podría pasar el día y tengo que atender otros asuntos. Ya puestos, podíais haber prometido ponys voladores con los colores del arcoiris. A estas alturas, ni se hubiera notado la diferencia.

Lo que me pregunto, María Dolores, es que si tras sumar tamaña colección de embustes ahora salen a la luz tan graves evidencias de corrupción y "sinvergüencez"... ¿Por qué no estáis en prisión? ¿eh?

Me imagino la respuesta si algún periodista osara formular semejante pregunta:

"Los centros de reclusión no voluntaria para sujetos sometidos a un alejamiento de responsabilidad y ejecución de medidas equivalentes a lo opuesto de lo dicho se van a rehabilitar para albergar ponys voladores con los colores del arcoiris y consecuentemente no pueden ser empleados para el albergue de los titulares de comportamientos distintos a los descritos en el código penal cuando se trate de miembros del gobierno y personas cercanas, mantieniendo su ocupación en la generación de subterfugios para la generalidad de la población". O lo que es lo mismo, "No vamos al trullo porque como sois idiotas... tu sabeh..."

¡Dí que sí, campeona!

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.