Mónica Pont

Malaje. Hay que ver cómo se pasan con la muchacha, total, por guapa, alta, actriz y conquistadora. A mí me cae bien por su acento catalán, simpleza y desparpajo, además, me gusta cómo llora porque la veo sincera. Si ha ligado con ricachones pues mejor para ella, lo que pasa es que la envidia es muy mala y otras andan con maridos, ex maridos, novios o amantes en el paro y mantenidos bajo ese nuevo modelo de macarra disimulao.

Opinión | 13 de julio de 2013
Cordelia Colby

Pobre Mónica, aunque el chorreo le viene bien para seguir trabajando. Su padre es de óscar el tío. La puso a parir y ahora la quiere parir de nuevo con otras luces apañando el daño que hizo. La madre es muy de andar por casa, muy rubia platino y hace lo que puede. Sólo falta su hermana, la vecina o alguna mala compañera de trabajo que la ponga como los trapos en cualquier espacio. La chica hizo famosa una serie deficiente, aquel Hostal Royal Manzanares donde Lina Morgan hacía lo de siempre, estupideces con la cara y con las piernas. El ex marido de Mónica, por cierto, parece sacado de una serie tipo Dinastía por lo malo que es y el rencor que le tiene. Algunos machos no soportan el abandono, oiga, que no entiendo cómo la pudo tener viviendo en un pueblo por mucha mansión que fuera. Es para fumarse las hojas secas de los árboles. Y es que en esta España nuestra, a golpe de pasta te pueden quitar un hijo, robarlo o alegar que el niño tiene más arraigo al lugar que a su madre. De lo que no cabe duda es de que no le hacen ningun favor a Mónica con semejante encerrona mediática cuando está luchando por la custodia de su hijo. Vamos anda ya.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.