Insoportable

No te soporto.Me agotan tus estadísticas,el cotilleo político-correcto,esa paz sin amor y amor sin paz con flor en la mano y sonrisa de lerdo extendida por doquier en tus dominios, la majadería que te acompaña, el tocador de la Señorita Pepis con sus pedofílicas pinturas de payaso. Que no te soporto. Eres un mitómano compulsivo con aires de salvapatrias, tú, ellos, vosotros todos. Los de un supuesto pro que nos expulsa de nuevo, que acusa pensamientos únicos mientras usa la maldita ?y también única- moneda que nos llevó a la ruína.

Opinión | 12 de julio de 2013
Consuelo G. del Cid Guerra

Que no te soporto. Nos pones enfermos y nos quitas la asistencia con recortes de bisturí quirúrgico, nos borras como individuos eliminando todo tipo de derechos porque nos quieres enfermos, tristes, cabizbajos y muertos. Tu exterminio depende de esa magnitud arrolladora que contiene el poder, lo que querías, lo que tienes, con lo que sueñas y a lo que aspiras. No, es que no te soporto.

Y ahora esa mayor parte que te concedió el gordo no sabe qué hacer contigo. A las penas, puñaladas. Que te ardan esos once millones de votantes por tus cuatro costados y así te quiten la vena del sueño. Eres la sombra de un ayer desdibujado,ese regreso ácido a la boina, la pañoleta a cuadros,la cuerda en la maleta en busca del porvenir de aquel pasado. Tienes todos los números de las rifas trucadas, el tongo por demás, los cuarenta ladrones, el oro de un más allá donde aspiras llegar para clavar la pica en tu tierra natal, donde nació la bestia y sigue un animal con el frenillo roto, sin entender inglés, peloteando alemán para que nos larguemos en busca del voto perdido.

No te soporto. He dicho.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.