Lita Trujillo

Lita Trujillo

Su verdadero apellido es Milan,como la goma de borrar,y ella se ha borrado toda su historia por la cara hasta adquirir esa boca de Jocker, puede que inconsciente del esperpento que representa.Conocida como Lita Trujillo por su matrimonio con el hijo del dictador dominicano,se encuentra arruinada como las grandes pijas y va a ser desalojada de su palacete de la Moraleja para vivir en Leganés? ?Si la meten en un piso en Leganés, se muere, no puede ser, es igual que matarla. Ella dice que se quiere morir, que no quiere vivir así». Eso ha declarado una amiga suya, y se queda tan ancha. Muy lejos se quedan sus grandes años dorados de Marbella, en brazos de otro dictador pero en torero, con el que nunca contrajo matrimonio puesto que se jugaba la herencia. Lita siempre ha sido rica, famosa y bella, porlo tanto, es imposible continuar viviendo si uno de esos tres estados se altera. Con el torero no jugaba muy limpio que digamos, puesto que le faltaba tiempo para avisar a la prensa a la primera de cambio para contar y hacer pegadita a otros famosos que le hicieron de comparsa.

Opinión | 03 de junio de 2013
Cordelia Colby

Yo en lo de Leganés mejor no entro, excepto para okupar ese piso donde prefiere morirse, por popular, de barrio, carente de glamour y con nevera escasa. Pobre mujer. Su vida es una tragedia que ha asimilado bien, cubierta de oro, notoriedad, modales de los buenos y saber estar en cualquier sitio menos en Leganés.

La existencia de Lita es muy interesante, y no entiendo el motivo para tanta amargura. Que retome su verdadero apellido, Milan, y se borre las penas. Dicen que vive con muchos perros y que el palacete es inmenso, ostentoso, real, maravilloso. Ella es ya muy mayor, pero siempre se recuerda en los mejores sitios, con dinero, joyas, pieles y eye liner. De ella se dicen muchas cosas. Era una actriz de segunda, muy a lo Evita. Con lo que me ha costado aprender a decir "pinicula", y ahora resulta que se dice "flim".

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.