En adopción

La conocí hace mucho. Lo que se entiende por una pija sin disimulo. Pediente de las marcas, de su aspecto, educada y correcta. Nada en absoluto podría haberme hecho sospechar lo que me contó el otro día. Me sentí ofendida. Dolida, más que herida. Me pareció una verdadera mierda de persona. Fumaba rubio -cómo no- mientras bebía despacito su Martini en una conocidísima terraza. Su abrigo no pasaba desapercibido, y ella tampoco. Como quien habla del tiempo, dijo :

Opinión | 24 de diciembre de 2012
Cordelia Colby

-Con todo esto de los niños robados tengo mucho miedo.
-Miedo? de qué?
-De que mi hija haga preguntas, me busque...y lo que es peor, me encuentre.
-Pero qué estás diciendo? ¿tuviste una hija?...¿te la robaron?...
-A los dieciseis me quedé embarazada. Mi madre trabajaba de dependienta en una tienda. Es viuda, ya sabes. Bastante tenía con nosotras, mi hermana y yo. Me llevaron a un pueblo donde pasé los nueve meses, en casa de mis tíos. Dí la niña en adopción. Lo tenía muy claro.
-Perdona, pero tu madre ha sido siempre tan pija como tú. Habeis tenido servicio toda la vida, vivís en una buena zona...no me digas que era por falta de dinero porque no me lo trago.
-No podía tenerlo.
-No querías, que es muy distinto. ¿Por qué no abortaste?
-El aborto es un asesinato.
-Pareces Ana Botella. Es increíble que hables de algo semejante con tamaña naturalidad y desfachatez. Abandonaste a tu bebé, nena. Lo abandonaste porque para tí era una molestia, Porque no querías luchar por él. Tenías familia, una vida estable. Eres una cobarde de mierda.
-No. Fuí cómoda. Y lista.
-Entiendo perfectamente que tengas miedo.Porque como tu hija te buscay te encuentre, a ver con qué cara la miras. ¿Qué le vas a decir, que no te venía bien quedarte con ella?. Eres un monstruo.
Ni siquiera se inmutó. Lo tiene más que claro. No la quería, pero sí la llevó dentro nueve largos meses. Sintió sus movimientos, sus pataditas, y la parió para que otra se la quedara, como si fuera un vestido, un piso, una cena.
-Desaparece de mi vista. No quiero volver a verte nunca más.
-No tenía que haberte dicho nada...
-Efectivamente. Tu secreto negro es tu mierda más enorme. Deseo que no te busque, y menos que te encuentre. Porque si lo hace, la matarás.
Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.