se trata-2

se trata de órdenes que vienen de arriba a mi me cabe la responsabilidad debajo de una uña determinados sucesos de rascar que luego se dieron a la opinión pública a flor de piel

Opinión | 17 de marzo de 2009
Miguel Sánchez

bien entendido que
falta medio discurso
escrito en papel de envolver churros
mordido por un perro
además sangre en la mano
¿nada más?
eso es todo, por hoy basta
apaguen luz de posición
Me Lio y Tay Pu
allá donde veas reverdecer
la primera punta de hierba
pon el ojo de tu deseo
Tay Pu contesta y es así:
en el blanco ojo está la vacuidad
y la pupila se divierte y corre
así arroyo y gacela se hermanan
Lio a Pu: contéstanse en
estos términos y no otros:
olemos al tao y repetímosnos
ajo por ajo, y acaban
mano muerta
varias veces
usted se ha muerto en su mano
escriba, escriba
desconfíe de esas manos ágiles
campanilleras
escriba lo muerto
lo muerta que está su mano
donde el sol insiste
marcando las protuberancias nudosas
que se forman
al arrugar la bola de papel
su mano muerta, usted no.
Recomendamos



Adiós, adiós, bolero

Si Ángela Dobrowolski fuera Ángel, no habría entrado en la cárcel. Eso lo sabemos muchas, prácticamente casi todas.

La hiel más amarga del último baile
El acoso y derribo se ha convertido en una verdadera profesión mediática que no mide el daño causado ni la presunción de inocencia.
La pegaste, Maradona. Cómo la pegaste

"No me importa lo que hizo con su vida, me importa lo que hizo con la mía". Así se despacha uno de los fans Maradonianos.

Asquerosos

Dais asco afirmando que los inmigrantes viven de ayudas, ninguno trabaja y por su culpa los españoles carecen de prestaciones sociales: es mentira.

Nadiuska y la protección de sus datos

La reina del destape dicen que ya no recuerda. Su último papel fue en la serie "Tristeza de amor".

Escrito en la cara

Hoy se me ha ocurrido teclear su nombre en busca de un destino ignorado. Murió muy joven. Robo a mano armada, tenencia de armas, asesinato.









Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.