Ricardo Portabales Jr, en el nombre del hijo

Ricardo Portabales Jr, en el nombre del hijo

?Por tanto, mando a todos los españoles, particulares y autoridades que guarden y hagan guardar esta Ley Orgánica.
Madrid, 23 de diciembre de 1994.
- Juan Carlos R. -
 
El Presidente del Gobierno,
Felipe Gonzalez Márquez?.
Ley Orgánica 19/1994, de 23 de diciembre, de Protección a Testigos y Peritos en Causas Criminales.
1. Las medidas de protección previstas en esta Ley son aplicables a quienes en calidad de testigos o peritos intervengan en procesos penales.
2. Para que sean de aplicación las disposiciones de la presente Ley será necesario que la autoridad judicial aprecie racionalmente un peligro grave para la persona, libertad o bienes de quien pretenda ampararse en ella, su cónyuge o persona a quien se halle ligado por análoga relación de afectividad o sus ascendientes, descendientes o hermanos.

Opinión | 19 de septiembre de 2012
Consuelo G. del Cid Guerra

Curiosa coincidencia : En 1994 se estrena la película ?El Cliente?, dirigida por Joel Schumacher.
Mark Sway es un muchacho de once años que vive traumatizado por algo que ha visto, pero que nunca podrá contar. Ha sido testigo de un asesinato de la mafia, pero si revela lo que sabe será condenado a muerte. Un ambicioso fiscal federal no dejará de presionar al muchacho para que diga la verdad. Sin quererlo, Mark se ha convertido en el instrumento de un juego mortal. Su única aliada es una valiente abogada que arriesgará su carrera e incluso su vida con tal de salvarlo. (FILMAFFINITY).
La escena final de la película es demoledora. Una madre y sus dos hijos son declarados testigos protegidos. Viajarán en avión con rumbo desconocido ,se les dará una nueva identidad, además de trabajo y una casa con un gran vestidor.

Pero la realidad supera -como casi siempre- toda ficción. Los primeros testigos protegidos de España, la familia Portabales, por y para quienes se creó la ley de 1994, puesto que hasta entonces no existía, fueron completamente abandonados por el Estado hace dos años y medio. Se les retiró la protección ?porque las arcas del estado estaban resentidas, y ya no se podía asegurar la seguridad y el mantenimiento de la familia. Imposible?.

El juez dijo que se trataba de un ?error administrativo?, pero firmó la orden. Ricardo Portabales Jr se pregunta quién manda en la Audiencia Nacional. El tenía 16 años cuando salió de su tierra, Galicia, junto con sus padres y los otros tres hermanos. Era -y sigue siendo- el mayor.

?Madrugada del martes, 12 de junio de 1990. El juez Baltasar Garzón y dos fiscales de la Audiencia Nacional dirigen desde Vilagarcía la Operación Nécora, primera contra una de las redes más sonadas que operaban en el tráfico de cocaína y hachís en Galicia. Un año antes, desde la cárcel de Pontevedra, un vendedor de droga de poca monta, Ricardo Portabales, puso nombres y apellidos a los traficantes que fraguaban en la ría de Arousa el gran negocio de las drogas.

Los detenidos fueron levantados literalmente de sus camas en un despliegue policial insólito, que desplazó a la comarca a más de 300 policías coordinados por la entonces Unidad Central de Estupefacientes.

A media mañana, un helicóptero de la policía aterrizaba en el pazo de Baión. Sus dueños, Laureano Oubiña y su esposa, Esther Lago, ya estaban en los calabozos cuando 12 agentes entraban en la inmensa propiedad acompañados por Portabales, que fue haciendo su particular relato de los lugares del pazo, como por ejemplo, el palomar, donde, según él, la pareja de traficantes organizaba los envíos de hachís a Galicia.

Si Ricardo Portabales y Manuel Fernández Padín fueron encumbrados como los dos valientes arrepentidos del caso Nécora, hoy, 20 años después, han vuelto a serlo, pero por todo lo contrario: porque la justicia les ha dado la espalda. Mientras Ricardo Portabales delató a la flor y nata del narcotráfico.

La familia Portabales han sido escoltados con uñas y dientes por las fuerzas de seguridad del estado, cuatro niños pequeños el padre y la madre, por todo ello, estuvieron conviviendo todos estos años escoltados y amenazados como nos va a contar Ricardo Portabales JR, y ahora de buenas a primeras los echan a la calle sin ninguna explicación, solo diciéndoles que como las arcas del estado se han resentido tienen que abandonar su domicilio y el poco dinero que les daban también se lo quitaban, así como también la protección de testigos protegidos?.

?Este es un ejemplo real, de como vivíamos mi madre y mis hermanos el día a día por las calles de Madrid, tal cual, y sin manipulación alguna. Como la vida misma. Justicia para mi madre ya, señores. Es injusto que después de entregar su vida y la de sus hijos por nuestro país le den la patada y a la calle?.

 


 

Se les dio una nueva identidad , una casa y menos de mil euros mensuales para la manutención de seis personas. Vivieron en constante vigilancia, rodeados de escoltas, sin ninguna libertad individual. No asistieron al colegio como los demás jóvenes, y los profesores particulares, aterrados por la presión, renunciaban a permanecer en aquella casa.

?Esto ocurría 2 meses antes del juicio, cuando quise renunciar ante tanta presión para no seguir dicha farsa, ellos hacían todo lo posible parta asustarnos dejándonos desprotegidos y diciéndome que si tenía pensado llevar a cabo tal acción, los responsables sobre lo que ...nos ocurriera a partir de aquel momento, seriamos culpables de todas las consecuencias y de los hechos?.RP padre.

 

 

Dijeron que la protección no se puede prolongar hasta el infinito. Nadie pensó en ese infinito que quedó reducido a menos de una década, y la realidad es que les pusieron en la calle. Sin trabajo, sin medios para sobrevivir, y con el país entero cargando sobre unas espaldas desprotegidas. Ricardo Portabales hijo pide justicia para su madre. No más que esos derechos elementales que tienen otros, como un piso de protección oficial. Fueron desahuciados por el Estado. Utilizados mientras convenía. Por su casa se paseó todo el poder. Garzón dice que no tiene tiempo para ocuparse del asunto. Los medios callan. Temen la posibilidad de que Ricardo Jr

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.