Los niños del tupper

Los alumnos catalanes -niños y niñas- que lleven fiambrera al colegio, tendrán que pagar 3 euros en concepto de microoondas, desgaste de comedor y gasto de luz. 3 euros al día. Teniendo en cuenta que la comida diaria de cualquier colegio supone 6 euros diarios, estarán pagando la mitad por llevarse el tupper de casa y calentarlo.

Opinión | 07 de agosto de 2012
Cordelia Colby

La medida, no sólo deshumanizadora, es de un pasotismo cruel. Somos el país de los peajes. La gran estafa oficial de euro en euro.

Soluciones, que las hay :
-Coste de un microondas : 60 ?. ¿Cuántos se podrán comprar el cada colegio con semejante atraco?. Una opción importante sería que los alumnos del tupper comprasen uno entre todos, además de un generador eléctrico. Sin micro y sin luz, a ver si el centro de enseñanza tiene cojones para cobrar 1 ? al día por sentarse en el comedor.

-Huelga de hambre. Que los niños se planten, en pos de la ley de defensión del menor. O les permiten llevar su comida, sentarse y calentarla, o no se come. Si no se come, no queda capacidad para estudiar, por lo que el centro de enseñanza reglada carecerá de sentido.

-Desescolarización. O comen, o no van al colegio, o van al colegio y no comen. Con 400 ? en un hogar familiar, por ejemplo, no se pueden asumir 3? diarios por calentar comida y sentarse en el comedor.

Y ante semejante disparate, habrá que atar a los machos y las hembras, porque esto no tiene nombre. Luego viene la clase de religión o ética, con un par, que los niños del tupper deberán asumir con una empanada mental importante. Habla, pueblo, habla. Vete al carajo, Rajoy. Estás sembrando de nuevo esa España añeja y provocando otra guerra civil. Los políticos no tienen esos problemas y el tupper les queda muy lejos.

Hay que sacar dinero debajo de las piedras. Cuidado no te den con un canto en los dientes, porque la pedrada, Mariano, la tienes desde que naciste.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.