Al rescate

La banca española pide limosna oficialmente y Europa acude al rescate. La fuente de dinero ya no es la banca, porque no nos lo da, pero se supone que continúa latente el capital, sus poderosos mandatarios y la estafa organizada de euro en euro que hemos aceptado desde siempre.

Opinión | 11 de junio de 2012
Cordelia Colby

Si no se tiene cuenta corriente, no se es nadie, o -lo que es peor- entramos en sospecha. Un ser sin cuenta es un humano desestructurado que no puede aspirar prácticamente a nada, y la sociedad hará lo imposible para que jamás sea nadie. De hecho, incluso los más tristes y abandonados vagabundos cobran la paga mínima a través de alguna entidad. Con esa paga cubren el tabaco, el tinto y poco más. El estado sabe -de sobra- que no pueden vivir dignamente, y les mantiene indignos hasta el final de sus días. No se les rescata, pero a la banca, sí.
La mala gestión de tantos, tantos directivos inútiles que han dirigido el tema, queda impune. Se cierran oficinas y el culpable es el "bancario" (empleado) casi nunca el "banquero" (propietario). Donde hay patrón, no manda marinero, y donde hay cabrón, marica el último. No hemos cambiado nada, excepto para la protesta barata.
Un sin techo es una persona que no tiene casa, y su caso singular parte de alguna desgracia que empezó en su día y nadie socorrió. Con el tiempo, muchos se vuelven locos, como los empresarios cuando se arruinan. Estos últimos, bastante cobardes por cierto, acostumbran a suicidarse ante la imposibilidad de enfrentar su nueva situación. No quieren ser ni mortales ni viles, puesto que sólo saben existir siendo ricos. A esos, tampoco les rescata nadie. Son una banca privada que financió empleo, especuló con todo, cargó con sus puestos impuestos y normalizó la trama nunca confesada por cómo ser millonario. Hecha la ley, hecha la trampa, dicen. Pero empiezo a pensar que es al revés : La trampa crea la ley, y lo mejor será mantenerse al margen de ambas cosas. Que digo yo.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.