Rousseau y la ley natural

Creo que era Francisco Umbral quien dijo que si a los cuarenta años un hombre no había encontrado su sitio en la vida, ya no lo encontraría.Hay un libro precioso de Jean Jacques Rousseau que se titula,?ensoñaciones de un paseante solitario?. Él cuenta, con escepticismo, como a los cuarenta años se encontraba perdido, sin oficio ni beneficio y sin saber qué hacer con su persona.

Opinión | 16 de marzo de 2009


Pretendo con esta introducción encontrar la analogía entre este fantástico filósofo francés y la vida de tantos y tantos hombres y mujeres, que a esa edad y mucho más mayores, todavía no saben cuál es su sitio en ese intento de ver el lado positivo de las cosas, ahora que parece que las pintan negras por todas partes.

Rousseau crece sin madre, con un padre que le presta poca atención y que lo abandona a los diez años. Se cría a la vera de una tía y su adolescencia está presidida por el maltrato brutal en el trabajo. Posiblemente una de sus frases más célebres sería consecuencia de las experiencias vividas. El contrato social: «El hombre nace libre, pero en todos lados está encadenado»

Su educación es autodidacta

Después de sus amoríos con la baronesa Warens, se va a París e inicia una relación con una joven criada. Tiene cinco hijos que abandona a la inclusa, porque según él no tiene medios económicos para mantenerlos. Acaba casándose a los 56 años con Thérèse Levasseur, con la que permanecería hasta su muerte en el año 1778 en Ermenonbille. Los últimos años de su vida, permanece renegando del ser humano y haciendo, en la obra arriba señalada, un auto-análisis tremendo de sus conflictos emocionales y morales.

En 1750 Rousseau ganó el premio de la Academia de Dijon por su Discurso sobre las ciencias y las artes.

En el año 1755, aparece su ?Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres?. Rousseau consideraba la civilización como el elemento que corrompía la naturaleza del hombre, visión esta que empezó a marcar distancian entré él y todos aquellos que consideraban el discurso como un alegato irrazonable y no apto para el progreso.

Julia o la nueva Eloísa nace en 1760

El contrato social en 1762 es su obra política. Aquí postula que el gobierno debe ser producto de un contrato social aceptado por los ciudadanos y que la soberanía debía ser ejercida por los propios ciudadanos. Es su obra cumbre.Ha sido la base sobre la que se han asentado muchas transformaciones sociales en los últimos siglos.

Emilio. En esta obra insiste en la corrupción de la bondad del hombre- que según él, nace bueno y libre- por la cultura. Rousseau cree en la educación natural y en un cristianismo interior que una al hombre con su propia esencia. A pesar de la oposición de que era diana, él pensaba que la sociedad necesitaba una revolución. Rousseau expuso una nueva teoría de la educación, subrayando la importancia de la expresión antes que la represión para que un niño sea equilibrado y librepensador. Sus opiniones le enemistaron con las autoridades francesas y tuvo que huir a Inglaterra amparado por el filósofo escocés David Hume. Pronto rompería con él y regresaría a Francia con el nombre falso de Renou.


Cuando se analiza la vida de los grandes hombres, se constata que todo lo que vivieron fue un beneficio para la vida y que no había edades para sembrar los frutos de una existencia llena de trasiegos que desembocó en importantes logros sociales.

Vista desde el otro lado del velo, la vida pudiera ser un acto de aprendizaje para conseguir un solo paso hacia la libertad común. ¿Cuándo es este paso?, puede ser a cualquier edad.

Personalmente, presiento que esta crisis actual va a ser solucionada por el pensamiento de la masa, no de los estratos sociales altos. Sin duda el dolor es como una especie de camino hacia la desembocadura de cualquier túnel.

Hay pensamientos de Rousseau que estremecen, aun hoy, cuando se leen.

?Considera la religión como elemento coartante del progreso intelectual. La fe es contraria a la razón , por tanto inaccesible al conocimiento racional del hombre. El ser humano debe caminar hacia una nueva forma de humanidad que tiene que estar libre de coacciones, por tanto todo debe someterse a la ley natural, incluso lo divino?.

Este pensamiento último me da pie para el próximo artículo?¿las reglas sociales nos han hecho unos enfermos emocionales, hasta el punto de reprimir todo lo natural, como puede ser un abrazo, por miedo a ser sospechosos de no sé cuantas cosas??

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.