25 de Mayo 2012

Parece que fue ayer, pero es que así ha sido. Gritaban ayer, 25 de Mayo : ?Madrid será la cuna del fascismo, esta es la juventud de España, Cataluña española,  orgullosos de ser españoles, separatistas terroristas, separatismos ilegalización, euskal presoak (presos vascos) cámara de gas, aniquilar a los perturbadores de la unidad"?
Gritaban ?autorizados- con su legal atrezzo:

Opinión | 26 de mayo de 2012
Consuelo G. del Cid Guerra

Saludo fascista, banderas franquistas, camisetas Hitlerianas y cruces esvásticas.

La manifestación convocada por el Nudo Patriota Español en defensa de la Unidad de España y Falange Española ?dicen- se desarrolló ?sin incidentes?. No rompieron cristales ni hubo destrozos. El mobiliario urbano permaneció intacto. Es lo que tiene esa fuerza visceral ultraderechista que hiere ciertas ?sí, he escrito ciertas- sensibilidades, más que cien películas X. gore o de terror explícito : Terror explícito, evidente. Mente suyo.

La tarde sin cristales rotos exhibía eternas señales ?ahora- de sus grandes Esperanzas. La agresión y el vandalismo verbal, ese que deja huellas para los restos. La Bestia avanza.

Se dice que eran unos 1.500 y se destinó un dispositivo policial de 2.000 agentes que protegían la ofensa, avalaban y alababan, en silencio y uniformados, como corresponde. No hubo peleas. Desfilaron de 18 a 20h, justo a la hora en que empezaba el partido de fútbol. Los pitos fueron confiscados por la policía a la entrada del estadio , y no es coña.

Lo que no sé es si se trataba de los mismos, es decir, 2000 agentes que protegieron a los manifestantes fascistas, que, entre pitos y flautas ?nunca mejor dicho- no podían con sus almas. La intención no era otra que impedir la gran pitada sobre el himno nacional. Sin embargo, los asistentes cantaron a sus anchas:

 

 

 
 

 

?Miré los muros de la patria mía
si un tiempo fuertes ya desmoronados
de la carrera de la edad cansados
por quien caduca ya su valentía.
Salíme al campo, ví que el sol bebía
los arroyos del hielo desatados
y del monte quejosos los ganados
que con sombras hurtó su luz el día.
Entré en mi casa : vi que amancillada
de anciana habitación eran despojos
mi báculo más corvo y menos fuerte.
Vencida de la edad sentí mi espada
y no hallé otra cosa donde poner los ojos
que no fuese el recuerdo de la muerte?.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.