Pasado mañana

Y no pasará nada. El próximo sábado, Urdangarín hablará de sus asuntos en público. Medirá las palabras, previamente asesorado por una corte concreta de hombres sabios que habrán decidido ya a estas horas incluso del color de su corbata.

Opinión | 24 de febrero de 2012
Consuelo G. del Cid Guerra

Una maquilladora muy profesional de efectos especiales pronunciará sus ojeras, le inyectará bolsitas y deslizará sombra violeta aterciopelada para provocar lástima, reflejar cansancio y convertir a este divino consorte ?nunca mejor dicho- en el más pintado.

La infanta, con gesto contrariado, lamentará ese sin vivir que cuenta, y ?seguramente- de la mano o del brazo , le mirará, muy lánguida, como Julieta a Romeo, y triunfará el amor más allá del honor, y no pasará nada.

Y el juez le dirá, siéntese, Alteza. ¿Está usted bien, Majestad? ¿Un vasito de agua, una infusión? Tómese su tiempo, que no les voy a condenar...Yo lo les echo cuentas, Dios me libre...Viva España, Viva el Rey ¡¡

Y no pasará nada porque en este país, la justicia es igual para todos cuando nuestro comportamiento no es ejemplar. Y eso del ejemplo es tan relativo como el diccionario de la RAE, sujeto a la fe de erratas que hoy ?al fin- reconoce a Franco como dictador, y pasado mañana, sí, será cuando los Duques den la cara porque ya no les queda más remedio. Pasado mañana, digo. Pero yo, que no soy nadie, tampoco he nacido ayer.

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.