Jaque al Rey, el oso y el museo

Si nadie lo remedia, en la tarde de hoy, 15 de Diciembre del 2011, los dirigentes del Museo de Cera decidirán si el próximo lunes desaparece la figura de Iñaqui Urdangarin junto al escenario real, para ser colocada en deportes. Es decir, volverá de donde vino, más blanco que la mismísima cera del museo ?en el que jamás habría tenido acto de presencia a no ser por su matrimonio con la Infanta Cristina- cual plebeyo privilegiado.

Lo mismo sucedió con Jaime de Marichalar, ex marido de la Infanta Elena, que fue trasladado al burladero de la plaza de toros, mirando el mundo desde la barrera, para desaparecer definitivamente del Museo tras la firma de su divorcio.

Opinión | 17 de diciembre de 2011
Consuelo G. del Cid Guerra


 Asumimos la puesta en escena de tres plebeyos sobradamente preparados, llamamos guapa a la fea el día de su boda, lanzamos petardos y fuegos artificiales, y celebramos todo aquello que la corona nos imponga. No sólo somos súbditos, nos encontramos al borde de una esclavitud disfrazada que en algún momento se llamó bienestar social. Ese bienestar tan consumido y acabado, es ahora suyo. Les pertenece. Asistimos, día a día, a la defenestración de un yerno cuya conducta no es ejemplar. Es un gota a gota informativo que destroza la figura de aquel chaval ?ahora tan lejana- sano y deportista. La hija fea se casó con un feo. Sus excesos nasales le llevaron a la ruína, aunque no estaba sólo, pero al final, le dejaron colgado, como acostumbra a hacer Juan Carlos con todo lo que le rodea, aunque forme parte de la mezcla de su sangre. Plebeyos advenedizos, eso es todo.

En Octubre de 2006, la prensa rusa acusó al Rey de España : Había matado a un oso al que previamente emborracharon con vodka. Sucedió en agosto de aquel mismo año. El dario moscovita Kommersant, publicó una nota enviada por el empleado forestal testigo de los hechos, que a su vez se dirigió al gobernador de Volodgda, Viacheslav Posgaliov.

El oso ?en cautiverio- se llamaba Mitrofan, y formaba parte de un centro turístico local. Unicamente fue liberado para la cacería real. Los cazadores, acompañados del Rey, le dieron al animal una mezcla de vodka con miel. Después, le mataron de un tiro.
Por otro lado, a finales de Enero del 2005, una caja custodiada por la Policía y Guardia Civil, se encontraba en el aeropuerto de Barajas con destino al Palacio de la Zarzuela : Pieles de osos pardos (especie protegida) cazados por el Rey en los Cárpatos durante 2004. El hecho apareció en la prensa rumana provocando acalorados debates. Tanto, que llegó incluso a la esfera política, coincidiendo con las elecciones presidenciales del país. Juan Carlos abatió nueve osos y un lobo en una sangrienta carnicería.

Ambas noticias aparecieron en la prensa española, pero no pasó nada. La casa real desmintió los hechos en un comunicado.
Amadeo Martínez Anglés, coronel del ejército español, acusó formalmente al Rey dirigéndose al Presidente del Congreso de los Diputados de las Cortes Españolas, de ? La puesta en actividad, en 1983, de los batallones de la muerte o grupos de terroristas de Estado denominados GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) para hacer desaparecer (matar o secuestrar) miembros de ETA, saltándose a la torera todas las normas y leyes del Estado de derecho y usando las mismas tácticas y técnicas de los separatistas vascos. Grupos de asesinos a sueldo del Estado español que, con el conocimiento y la autorización del Jefe del Estado y comandante supremo de las FAS españolas, el rey Juan Carlos, serían organizados y dirigidos por los servicios secretos militares (CESID) nutriéndose de funcionarios militares y civiles españoles y mercenarios extranjeros?.

Los matones de los asesinos, los asesinos de los matones. Sangre, en cualquier caso. Como la de los osos con los que tanto se ha ?supuestamente- divertido. Porque en él todo debe ser supuesto. Todo un rumor, y el resto, pura injuria que tiene derecho a aplicar saliendo completamente inmune. Nuestro Rey estará toda la vida en el Museo de Cera. Y nuestra Reina ?de la que todavía no he hablado- también. Y lo repito de nuevo : No estoy descubriendo nada. Todo está publicado, consta en las hemerotecas y es fácilmente localizable en portadas de periódicos españoles, blogs, páginas de opinión y prensa digital. Sin embargo, no ha sido publicitado : En ello reside la gran diferencia del desconocimiento popular.

Leemos otras cosas mucho más cómodas. Apostamos por la frivolidad y gastamos el ocio en asuntos inútiles, aunque después opinamos ?sin falta- sobre todo lo divino y humano. No estoy sacando mierda: Recopilo información reciente sobre el hacer de nuestro soberano. Los medios de comunicación están lo suficientemente manipulados como para crear un ejército de imbéciles: Nosotros. Tememos el peligro cuando ni siquiera se asoma. Tenemos ese concepto reverencial hacia una casa que se ha hecho millonaria a costa de todo españolito, y la queja pasa por otros canales populares mucho más llevaderos. Tememos el efecto de la verdadera sabiduría, puesto que puede convertir al cuidadano en loco, sectáreo, enajenado, antisocial, y lo que es peor ?para ellos- : Antisistema.

Somos las piezas de una gran tabla de control perfectamente creada. Todo está a nuestro alcance, pero no lo sabemos. Gestamos una generación de indiferentes a partir del imperio de los mediocres.

 

 

 


 

Recomendamos











Este sitio web usa cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies por parte de tenemoslapalabra.com.